Fuerzas de Ouattara en Duekoue - AFP
costa de marfil

Matanzas en la guerra civil de Costa de Marfil

Al menos 800 personas murieron Duekoue el martes. «Gbagbo no tiene intención de dimitir o entregar el poder»

Actualizado:

Al menos 800 personasmurieron el pasado martes, 29 de marzo, en los combates por el control de la ciudad marfileña de Duekoue (oeste), según ha informado este viernes el Comité Internacional de Cruz Roja (CICR), citado por la CNN. "Están ocurriendo muchos saqueos y pillaje, y si estás en las calles, eres básicamente un objetivo", corrobora Henry Gray, miembro de Médicos Sin Fronteras, según recoge EP.

La oficina de la Alta Comisionada de la ONU para Derechos Humanos lo advirtió este viernes: se están cometiendo "graves violaciones" contra la población civil. Ambas partes podrían tener que responder de sus actos ante el Tribunal Penal Internacional (TPI): "Tenemos informaciones sin confirmar sobre graves violaciones de Derechos Humanos cometidas por las Fuerzas Republicanas de Costa de Marfil, las fuerzas de Ouattara, en las zonas de Guiglo y Daloa, en el oeste", dijo el portavoz Rupert Colville.

Restablecer el orden

El Gobierno del presidente electo marfileño, Alassane Ouattara, ha prometido restablecer rápidamente el orden y la seguridad en Abiyán, capital económica de Costa de Marfil y escenario de saqueos y actos de vandalismo que acompañan los combates entre las fuerzas republicanas leales a Ouattara y las del presidente saliente, Laurent Gbagbo, por el control de Abiyán.

Gbagbo, cercado

Escondido en algún punto de Costa de Marfil, Laurent Gbagbo evita que llegue el momento de dejar las riendas del país en manos Ouattara, que ganó las elecciones del pasado noviembre. Un representante del 'atrincherado' ratificó este viernes lo que ya se sabía: "No tiene intención de dimitir o entregar el poder". Los ataques sobre la Residencia Presidencial comenzaron la noche del jueves tras rechazar de nuevo Gbagbo el ultimátum del primer ministro de Ouattara, Guillaume Soro, quien le exigió abandonar el poder antes de las 19.00 GMT de ayer. El Gobierno de Outtara cerró las fronteras hasta nuevo aviso y prolongó el toque de queda hasta mediodía del sábado.

Toussaint Alain, representante para Europa del presidente saliente de Costa de Marfil habló con Reuters en su nombre y dijo que Gbagbo está dispuesto a negociar con la oposición, pero no a dejar el país en sus manos. De hecho, el ex mandatario será capaz de perder la vida en su tierra: "Por sus ideales, él irá hasta el final".