Gadafi llama a la 'yihad' contra Suiza, un Estado «infiel que está destruyendo las mezquitas»

"Cualquier musulmán en cualquier parte del mundo que trabaje para Suiza es un apóstata, está en contra de Mahoma, de Dios y del Corán", declara el dirigente de Libia

REUTERS/EP
BENGHAZI (LIBIA)Actualizado:

El dirigente de Libia, Muamar Gadafi, ha llamado a la 'yihad' (guerra santa) contra Suiza al considerar que se trata de un Estado infiel que está destruyendo las mezquitas. "Cualquier musulmán en cualquier parte del mundo que trabaje para Suiza es un apóstata, está en contra de (el profeta) Mahoma, de Dios y del Corán", ha declarado.

"Permitidnos luchar contra Suiza, el sionismo y las agresiones extranjeras", ha dicho, al tiempo que ha matizado que la 'yihad' "no es terrorismo", a diferencia de las acciones de Al Qaeda, que ha calificado como "una especie de crimen y una enfermedad psicológica". "Hay una gran diferencia entre el terrorismo y la 'yihad', que es un derecho a la lucha armada", ha precisado el lider libio.

Gadafi ha señalado que los musulmanes "deben ir a todos los aeropuertos del mundo islámico y evitar que aterrice cualquier avión suizo, a todos los puertos y evitar que atraque cualquier barco suizo, inspeccionar todas las tiendas y mercados para evitar que se venda cualquier producto suizo". Bajo su punto de vista, Suiza es un Estado "infiel" y obsceno" que está "destruyendo las mezquitas", en referencia al referéndum celebrado el 29 de noviembre en el país alpino, en el que la mayoría abogó por prohibir la construcción de minaretes. Por ello, instó a la "'yihad' (contra Suiza) por todos los medios".

Ruptura de relaciones en 2008

Trípoli rompió relaciones diplomáticas con Berna en 2008 cuando Hannibal, hijo de Gadafi, fue detenido en Ginebra por maltratar a dos empleadas domésticas. Aunque salió en libertad poco después y se retiraron los cargos en su contra, Libia suspendió sus contactos comerciales con Suiza y retiró millones de dólares que tenía ingresados en cuentas del país helvético.

Además, dos ciudadanos suizos fueron detenidos en Libia por presuntas irregularidades en sus visados. Uno ha sido liberado, pero el otro comenzó a cumplir la semana pasada una pena de cuatro meses de prisión. No obstante, el Gobierno libio sostiene que estos arrestos no están relacionados con los del hijo de Gadafi. El veterano líder hizo estos comentarios ante decenas de diplomáticos de países musulmanes que asistieron a una ceremonia en recuerdo del nacimiento del profeta Mahoma.