Un hombre señala la grieta dejada en el suelo del desierto el terremoto del jueves en el sur de California
Un hombre señala la grieta dejada en el suelo del desierto el terremoto del jueves en el sur de California - Reuters

Fuerte réplica tras el terremoto en el sur de California

El seísmo de este jueves se sintió en una zona habitada por 20 millones de personas, pero apenas causó heridos y daños

Actualizado:

Una fuerte réplica ha sobresaltado este viernes, todavía de madrugada, a los habitantes del sur de California, cuando todavía se encontraban valorando los daños y reponiéndose del susto por el terremoto de la víspera, el mayor en 20 años, y que se dejó sentir en un área poblada por más de 20 millones de personas, desde Los Ángeles a Las Vegas.

El temblor, una de las numerosas réplicas previstas por los sismólogos, golpeó la misma región desértica que el seísmo del jueves, con una magnitud de 5,4. En concreto, se produjo a las 4.07 hora local (las 13.07 en la España peninsular) a unos 18 kilómetros de Searles Valley, según la agencia geológica de EE.UU.

Desde que el terremoto de magnitud 6,4 sacudió la zona este jueves, se han producido más de 80 réplicas menores.

«Debería esperar muchas réplicas y algunas de ellas serán mayores a las de magnitud en torno a 3 que hemos tenido hasta ahora», había asegurado a los periodistas el mismo jueves la sismóloga del USGS Lucy Jones. «Creo que una probabilidad de de tener uno de magnitud 5 es mayor que 50-50», señaló.

El 4 de Julio, limpiando

El seísmo obligó a algunos de los vecinos del área afectada a emplear el 4 de julio, festivo por celebrarse en Estados Unidos el Día de la Indepedencia, en limpiar y arreglar los desperfectos causados.

«He fregado más de 75 litros de vino que se derramaron, adema´ de la cerveza, el refresco y la nevera. Hemos sufrido varios miles de dólares en daños», aseguraba el dependiente de una tienda, James Wilhorn.

Únicamente se han registrado unos pocos heridos, pero dos casas se incendiaron por la rotura de tuberías de gas, informaron fuentes oficiales. Entre los daños, también se pudo apreciar agua que salía a borbotones a través de grietas en la acera por la fractura de cañerías. Además, conductores que atravesaban el desierto de Mojave se paraban para hacerse selfies con las fisuras abiertas en el suelo.