ApFotografía de niños deportados a Auschwitz en julio de 1994, ayer en París

Francia condena en rebeldía al «ingeniero» del Holocausto Alois Brunner

Francia prosigue su combate jurídico y moral contra los ejecutores e «ingenieros» del Holocausto nazi. El Tribunal penal de París condenó ayer por contumacia a cadena perpetua a Alois Brunner, de 88 años, responsable de la deportación de 140.000 judíos en toda Europa (23.885 en Francia), de quien se sospecha continúa refugiado en Damasco (Siria), donde él contribuyó a crear el modelo policial del Estado.

PARÍS. Juan Pedro Quiñonero, corresponsal
Actualizado:

Se trata de un proceso y una sentencia ejemplares en defensa de la memoria de los afectados, ilustración de los mecanismos perversos de la «ingeniería» criminal nazi. Las víctimas y sus abogados sabían que finalmente el acusado no respondería personalmente de los gravísimos crímenes por los que ha sido condenado. Pero, a pesar de todo, los jueces instructores han deseado reconstruir los mecanismos del terror para hacer justicia moral.

Tras largos años de estudio, búsqueda y acumulación de datos e informaciones, los abogados de 345 niños judíos consiguieron culminar ese trabajo de reconstrucción de los crímenes nazis. Los herederos y familiares de aquellos niños pudieron asistir a un proceso emotivo, terrible y de una extrema pureza moral. En ausencia de las víctimas, niños de la más corta edad, detenidos y deportados en vagones de ganado, desde Drancy (Francia) hasta los campos y las cámaras de gas nazis, sus abogados reconstruyeron sus biografías y presentaron toda la información sobre sus familiares.

Tras las primeras y emotivas jornadas, los jueces presentaron la figura, personalidad, antecedentes, y trabajo práctico de Alois Brunner, en Europa y en Francia: 43.000 judíos deportados y exterminados en Austria, 46.000 en Salónica, 24.000 en Francia y 13.500 en Eslovaquia. Adolf Eichmann llegó a «glosar» la eficacia de su primer y más alto subordinado, Brunner, en esta deportación y exterminio de hombres, mujeres, ancianos y niños.

DEPORTACIÓN Y EXTERMINIO

Finalmente, el Tribunal penal de París no juzgó y sentenció esa inmensa tarea canibal de destrucción de vidas humanas. Se limitó a condenar la deportación y exterminio de 345 niños judíos, «trabajo» realizado por Brunner en persona.

Sentencia y condena a perpetua, por contumacia. El acusado ya había sido juzgado y condenado a muerte en dos ocasiones en 1954 en otro tribunal francés. Detenido y liberado por los americanos, en la inmediata posguerra, Brunner se instaló muy pronto en Damasco, donde fue detectado por el Mossad judío, que ha intentado asesinarlo en varias ocasiones. El antiguo criminal nazi siempre se ha beneficiado del apoyo de las más altas jerarquías del Estado sirio, a quienes les ha sido muy «útil» en tanto que «ingeniero» en organizaciones policiales.

La condena de ayer reabre el caso de Brunner y el puesto de Siria en la sociedad internacional, convertida en refugio de criminales nazis.