Una de las mezquitas de París
Una de las mezquitas de París - REUTERS

El primer ministro francés: «Hay que cerrar las mezquitas que atacan los valores de la República»

Valls no descarta «ninguna reflexión» como la propuesta por Sarkozy de establecer medidas de residencia vigilada o de imposición del brazalete electrónico a los fichados por los servicios secretos por radicalización religiosa

París Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El primer ministro francés, Manuel Valls, reconoció hoy que son posibles nuevos atentados terroristas «estos próximos días, estas próximas semanas», y advirtió de que se va a mantener «mucho tiempo» la amenaza.

Valls señaló que no hay que descartar «ninguna reflexión», cuando se le preguntó por la propuesta del jefe de la oposición, Nicolas Sarkozy, de establecer medidas de residencia vigilada o de imposición del brazalete electrónico a las personas fichadas por los servicios secretos por radicalización religiosa o posibles vínculos con el terrorismo, aunque no tengan ningún procedimiento judicial en su contra.

Además, en una línea de firmeza contra el integrismo islámico indicó que «hay que cerrar las mezquitas y las asociaciones que atacan los valores de la República».

Horas antes el ministro francés de Interior, Bernard Cazeneuve, había asegurado que ha tomado las medidas legales para cerrar las mezquitas en las que hay personas que propagan el odio, dos días después de los atentados yihadistas que provocaron al menos 129 muertos en París.

«No he esperado a que se decrete el estado de emergencia para combatir a los predicadores del odio, pero con el estado de emergencia podremos ir más rápido», aseguró Cazeneuve en la cadena de televisión France 2, en respuesta a quienes acusan al Ejecutivo de no hacer lo suficiente para combatir el terrorismo.

El expresidente francés y líder de la oposición conservadora, Nicolas Sarkozy, había pedido la expulsión «manu militari» de «los imanes que recen oraciones de signo radical» y que se cierren sus mezquitas. El ministro del Interior aseguró que el Gobierno siempre ha alertado de la elevada amenaza que pesaba sobre Francia y que por ello han dedicado más efectivos a la lucha contra el terrorismo y se han adoptado nuevos dispositivos legales para combatirlo.

Recordó que hay 34 procedimientos de expulsión de imanes y se comprometió a «ir más lejos» si fuera preciso. Pese a todas estas medidas, Cazeneuve aseguró que «el riesgo cero no existe sean las que sean las precauciones que se adopten». El ministro se mostró convencido, sin embargo, de que ganarán la guerra contra el terrorismo.

Reiteró que todos los servicios policiales están movilizados para buscar a un presunto terrorista, cuyo rostro ha sido difundido por la policía. Cazeneuve afirmó que los atentados fueron comandados por un grupo desde Siria «del que se tiene una idea precisa», pero del que no dio más detalles. «Son actos de guerra comandados por bárbaros desde Siria (...) que movilizan redes en su mayor parte situadas en Bélgica», comentó.