Imagen del último desfile por el 4 de julio en Paris, presidido por el presidente Emmanuel Macron, y al que asistió como invitado el presidente Trump
Imagen del último desfile por el 4 de julio en Paris, presidido por el presidente Emmanuel Macron, y al que asistió como invitado el presidente Trump - AFP

Francia aprueba subir su presupuesto militar hasta 2025

París quiere alcanzar el 2 por ciento del PIB para ese año tal como pide la OTAN

CORRESPONSAL EN PARÍSActualizado:

El consejo de ministros, presidido por Emmanuel Macron, aprobó este jueves la nueva Ley de programación militar (LPM), para los años 2019-2025, en el que se aumenta el gasto de defensa 1.700 millones de euros respecto al año pasado para «modernizar los ejércitos y responder a los nuevos desafíos».

El candidato Macron prometió elevar hasta el 2 % del PIB los presupuestos de la defensa nacional tal como pide la OTAN. Esa promesa fue confirmada por el presidente electo, durante su primera participación en una cumbre aliada el mes de mayo pasado.

Macron fijó definitivamente los objetivos estratégicos de Francia en su conferencia del mes de septiembre pronunciada en la Universidad de la Sorbonne: relanzar la defensa europea, pilar autónomo de la OTAN, cuando Washington confirma su alejamiento de la seguridad continental. Macron fijó entonces los objetivos presupuestarios y estratégicos confirmados con la nueva LPM, que tiene cuatro grandes capítulos:

Más soldados, para reforzar la seguridad nacional. La masa salarial de la defensa crecerá en un 14 % entre 2019 y 2023. Deberán crearse 6.000 empleos en todos los ejércitos.

Modernización de los ejércitos, para poner coto a los retrasos del último quinquenio (presidencia Hollande). Los gastos para nuevos materiales crecerán en un 34 % los próximos años.

Confirmación de la «autonomía estratégica», con 37.000 millones de euros destinados a comenzar los trabajos de concepción y construcción de una nueva familia de submarinos nucleares lanzadores de misiles, concepción de una nueva familia de misiles nucleares aerotransportados. Macron desea consolidar para Francia el puesto de segunda o tercera gran potencia atómica occidental.

«Preservar la superioridad operativa futura». Es decir: consolidar el puesto de Francia como gran potencia militar regional, dispuesta a aportar más valor añadida a las coaliciones entre aliados, con Alemania, el Reino Unido, Italia y España. Está previsto lanzar programas de seguridad y espionaje espacial.

La nueva LPM para el próximo quinquenio será aprobada por la Asamblea Nacional y el Senado, para ir aplicándose con disciplina de hierro. El incremento del gasto militar, anual, deberá ir parejo al intento del cumplimiento de los compromisos nacionales con la zona euro. «El 2 % de la defensa nacional deberá ser compatible con el 3 % de la disciplina presupuestaria europea», subrayó, lacónica, la ministra de Defensa, Florence Parly, que usa medias de seda y guantes de hierro.

Los presupuestos de la defensa nacional ascienden este año a 34.200 millones de euros. Deberán crecer hasta los 44.000 millones el año próximo, para alcanzar un incremento global de 295.000/300.000 millones de euros al final del quinquenio. En el proyecto estratégico de Emmanuel Macron es imprescindible confirmar la «autonomía estratégica» de potencia atómica, cuya soberanía pasa por la defensa de la soberanía continental, europea, en asociación con los grandes aliados.