Manuel Valls habla ante la Asamblea Nacional - AFP

Francia advierte del riesgo de «armas químicas y bacteriológicas» terroristas

El primer ministro francés pide ante la Asamblea Nacional que se prolongue el estado de emergencia durante tres meses

EFE
ParísActualizado:

El primer ministro de Francia, Manuel Valls, advirtió este jueves del «riesgo de armas químicas y bacteriológicas» en futuros ataques terroristas.

«Actualmente no hay que excluir nada. Lo digo con todas las precauciones que se imponen, pero lo sabemos y lo tenemos en cuenta: puede haber riesgo de armas químicas y bacteriológicas», ha dicho el jefe del Gobierno francés ante la Asamblea Nacional.

Valls se dirigió a los diputados para que validen la prolongación del estado de emergencia en Francia durante tres meses, una proposición que después deberá ser refrendada por el Senado.

«Estamos en guerra. No en una guerra a la que la historia nos ha acostumbrado trágicamente. Una nueva guerra, exterior e interior, en la que el terror es el primer objetivo y el primer arma», agregó el primer ministro, que enumeró los atentados que ha sufrido Francia en el último año.

Desde el ataque a la revista «Charlie Hebdo» y un supermercado judío en enero, donde hubo 17 víctimas mortales, a los del pasado viernes en París, donde murieron 129 personas, y otras tentativas terroristas como la acción en agosto contra un tren Thalys que viajaba de Amsterdam a París.

«Es una guerra en la que el frente de combate se desplaza constantemente y está en el corazón de nuestra vida cotidiana», agregó Valls, que la describió como «una guerra planificada y llevada a cabo por un ejército de criminales». El primer ministro francés agregó que la «novedad es la forma de operar -la de atacar, de matar- que evoluciona sin cesar», ha dicho.

«La macabra imaginación de los que dan las órdenes no tiene límites: fusil de asalto, decapitación, bombas humanas, armas blancas... o todo a la vez, perpetrados por individuos, comandos particularmente organizados», ha declarado Valls.

Policías podrán llevar el arma fuera de servicio

El Ministerio francés del Interior también va a autorizar a los policías a que lleven sus armas reglamentarias cuando no estén de servicio, incluso sin la obligación de vestir al tiempo chaleco antibalas, según informó hoy el director general de la policía, Jean-Marc Falcone. «Hay que permitir a los policías que lo deseen que estén armados fuera de sus horas de servicio y de sus reposos cíclicos», indicó Falcone en la radio RTL.

Esa respuesta supone un cambio de actitud con respecto a la circular que envió a las comisarías el pasado sábado, un día después de los atentados que provocaron en París y Saint-Denis 129 muertos, cuando recordó que los agentes no pueden llevar armas cuando no llevan un chaleco antibalas. Falcone agregó hoy que los policías «podrán usar el arma en todo momento a condición de que respeten el derecho penal y las reglas de la legítima defensa».

Los agentes deberán llevar también un brazalete que permita identificarles para evitar confusión en caso de que la usen y, además, tendrán que haber efectuado previamente al menos una sesión de tiro. Los que se acojan a esta posibilidad tiene que prevenir a sus superiores.

Hasta ahora los agentes debían dejar sus armas en la comisaría o en sus domicilios cuando no estaban de servicio. Tras los atentados del pasado viernes los sindicatos policiales reiteraron su reclamación de permitir a los agentes que lo soliciten ir armados en sus horas libres.