El 33 Foro de Davos convoca a las élites para hablar de seguridad y prosperidad

La liberalización del comercio mundial, la debilidad del dólar respecto al euro, los destinos del recurso petrolífero, entre los temas que centrarán los debates

RAMIRO VILLAPADIERNA ENVIADO ESPECIAL
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

DAVOS. El Foro Económico Mundial de Davos, que abre hoy sus sesiones, sigue al que ha querido ser su antagónico, el Foro Social concluído ayer en Bombay, y trata de buscar una complementariedad que sostenga su propuesta para este año: «compartiendo seguridad y prosperidad».

Los desafíos que promete el año 2004, desde la situación en Irak, Irán y Oriente Próximo, al auge del euro o la recuperación argentina, pasando por la inseguridad presente y desconfianza generacional futura, o la falta de transparencia empresarial y la saturación informativa, son asuntos que la 33 edición del Foro Económico de Davos propone, a lo largo de cinco días y 250 sesiones, conferencias y mesas redondas, a fin de aclarar algo sobre qué pasa en el mundo y apostar por una ecuación, no por sabida innecesaria: que «seguridad más prosperidad» equivaldría «a paz».

Entre las figuras esperadas en las cotas alpinas de Davos se incluyen 31 jefes deEstado o de Gobierno, 75 ministros, 48 embajadores, 250 responsables mediáticos y líderes de opinión, 52 dirigentes de ONG, 28 líderes religiosos, 18 sindicalistas y 164 intelectuales, científicos y académicos.

En sus disquisiciones sobre la fragilidad del presente y la incertidumbre del futuro probablemente serán noticia las del vicepresidente de Estados Unidos, Dick Cheney; el secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Anán, o el presidente de Irán, Mohamed Jatamí. El administrador estadounidense para Irak, Paul Bremer; el presidente paquistaní, Pervez Musharraf; los primeros ministros libio, Chukri Ghanem, y turco, Recep Erdogán; o el ministro de Exteriores israelí, Silvan Shalom, también estarán.

Escasa participación hispana

Sin embargo ha sorprendido la escasa participación de líderes hispanoamericanos. Algunos como el presidente argentino, Néstor Kirchner, o el peruano, Alejandro Toledo, renunciaron a última hora. Su representación tan sólo se verá arropada por el presidente ecuatoriano, Lucio Gutiérrez. Tampoco asistirá al Foro, como ya anunciara, el presidente brasileño, Lula da Silva. Quienes sí estarán presentes son la ministra de Exteriores, Ana Palacio, y el vicepresidente del Gobierno español, Rodrigo Rato, o el jefe de la oposición José Luis Rodríguez Zapatero.

En una conferenia de Prensa previa, el iniciador y presidente del foro, el catedrático suizo Karl Schwab, habló de un principio de optimismo y recuperación económica, tras una pasada edición centrada en la inminencia del ataque contra Irak y la división trasatlántica. Sin embargo, informes encargados por el Foro no dejan de subrayar la sensación de inseguridad y desconfianza en el futuro que embarga a grandes sectores de la población mundial, a diferencia de lo que estiman líderes politicos y de opinión, lo que revela una importante divergencia que el propio foro abordará en varios de sus eventos.

El foro 2004 propone siete líneas principales de debate, con algunas iniciativas propias o prestadas, centradas en ideas como reforzar la seguridad global, promover el crecimiento global así como la apuesta por la innovación, la gestión de nuevos riesgos y el fortalecimiento de la politica empresarial, aprovechamiento de la diversidad cultural y de valores y reducción de la desigualdad.

Frente a años anteriores, más marcados por la política y la seguridad, el foro que hoy empieza promete devolver su espacio al ámbito económico, según recalca su copresidente Bourguignon.Ochocientos presidentes y directores generales de empresas, entre ellas la mitad de la lista Fortune 50, varias sesiones abordarán el fortalecimiento del espíritu y la transparencia empresarial, gravemente lastrados por los últimos escándalos.

En paralelo, varios ministros de países miembros de la OMC y su director general, Supachai Panitchpakdi, se reunirán el viernes 23 para analizar las posibilidades de reactivar las negociaciones sobre la liberalización del comercio mundial, estancadas desde la cumbre de Cancún (México) en septiembre. La debilidad del dólar frente al euro y los destinos del recurso petrolífero y energético también serán temas de discusión. Las autoridades suizas han desplegado a cerca de 4.700 militares y policías a fin de garantizar la seguridad en la aislada estación invernal, aunque este año ninguna manifestación está prevista en Davos.