La canciller alemana, Angela Merkel, tras darse a conocer los resultados de las elecciones
La canciller alemana, Angela Merkel, tras darse a conocer los resultados de las elecciones - EFE

Así se forma gobierno en Alemania

El Bundestag debe realizar su reunión constitutiva como máximo 30 días después de las elecciones

BERLÍNActualizado:

Hay prisa en toda Europa por conocer el desenlace definitivo de las elecciones alemanas del pasado domingo, que no conoceremos hasta que no haya un nuevo gobierno en Berlín, pero será necesaria una elevada dosis de paciencia. Hace cuatro años, por ejemplo, tras las elecciones parlamentarias del Bundestag, los grandes partidos tardaron casi tres meses (86 días) en negociar lo que llegó prácticamente como un reglado de Navidad, la gran coalición. Y esta vez no será mucho más rápido.

A más tardar 30 días después de las elecciones, eso sí, el Bundestag debe realizar su reunión constitutiva. Formalmente, con la reunión constitutiva finalizan las funciones del Gobierno anterior. Pero todos sus integrantes siguen en sus cargos provisionalmente hasta que se haya formado un nuevo Gobierno. No hay un plazo determinado y solamente cuando se haya llegado a un acuerdo se pasa a votar en el Bundestag.

La elección del canciller federal es la primera gran tarea del nuevo Parlamento. Los diputados eligen al canciller federal en votación secreta y debe ser elegido en una primera ronda con una mayoría absoluta de todos los miembros del Bundestag (50% más uno). Si no se cumple ese requisito, comienza a correr un plazo de 14 días, en el que pueden llevarse a cabo un número indeterminado de votaciones para tratar de lograr la mayoría absoluta. Solo transcurridos los 14 días, el canciller puede ser elegido con mayoría relativa. Hasta ahora, todos los cancilleres federales desde 1949 fueron elegidos en primera ronda de votación.

Si el canciller es elegido por mayoría absoluta, el presidente federal debe nombrarlo en el cargo. Si es elegido solo por mayoría relativa, el presidente federal tiene dos opciones: confirmarlo en el cargo o disolver el Parlamento. En ese caso se va a nuevas elecciones. Y una vez elegido canciller, es él quien determina el número y las tareas de los ministerios, además de nombrar a los ministros

El nuevo Bundestag, con 709 diputados, será el más grande de la historia de la República Federal de Alemania. En la pasada legislatrua había solamente 630 miembros en el Parlamento. El motivo de la ampliación es la ley electoral alemana, que otorga escaños «niveladores» y «excedentarios» para asegurar que la composición del Bundestag sea proporcional a la selección real de los partidos por parte del electorado.

De momento, este martes se están constituyendo los grupos parlamentarios. Los partidos acuden al Bundestag a hacer el papeleo y los ujieres desempolvan las sillas. Hay que aclarar, por cierto, dónde se sentarán los seis grupos. A la derecha de la CDU, donde seguramente les gustaría a los 94 diputados de Alternativa para Alemania (AfD), se ha sentado tradicionalmente, desde 1949 a 2013, el Partido Liberal (FDP). La institución no los recibe precisamente con los brazos abiertos. Tradicionalmente, se cedía el honor al diputado de más edad de dirigir la sesión inaugural, pero como cabía la posibilidad de que recayese en Wilhelm von Gotberg, nacido en 1940 y diputado de AfD, hace semanas se reformó esa norma y el honor será concedido al diputado que más años lleve sentado en las sillas azules del Bundestag.