Fillon busca la ayuda de Sarkozy para salvar su candidatura

Si el martes ambos comieron juntos, este miércoles han vuelto a reunirse en el despacho personal del expresidente francés

Corresponsal en ParísActualizado:

François Fillon espera que Nicolas Sarkozy le preste un socorro precioso para salvar y relanzar su campaña amenazada por el «Penelopegate».

Fillon y Sarkozy celebraron el martes una primera comida de trabajo «privada». Y han vuelto a reunirse este miércoles en el despacho personal de Sarkozy, un edificio donde estuvo instalado, en su día, el estudio de un pintor célebre, Gustave Caillebotte.

Tras el penúltimo intento de los diputados que han proyectado descabalgarlo como candidato conservador a la presidencia de la República, Fillon ha insistido en lo esencial: «Llegaré hasta el fin. Soy el único que puede dar la victoria a nuestra familia política, eliminando a Marine Le Pen en la segunda vuelta del 7 de mayo”.

La comida «privada» y el encuentro bien orquestado de la pareja Fillon-Sarkozy es una maniobra política de evidente envergadura.

Fillon espera recibir el apoyo siquiera simbólico de un expresidente partidario de un conservadurismo «sin complejos». Eliminado en la primera vuelta de las elecciones primarias del centro y la derecha, a finales del mes de noviembre pasado, Sarkozy vuelve simbólicamente a la vida política dando la imagen de un «patriarca» capaz de favorecer la unión de todas las derechas ante la batalla crucial de las próximas presidenciales.

Si Fillon fuese descabalgado o eliminado en la primera vuelta presidencial, el 23 de abril próximo, el conservadurismo francés sufriría un golpe muy duro, de graves consecuencias. Si Fillon consigue escapar a la metralla del escándalo de los 900.000 euros cobrados por su esposa, como presunta asistenta parlamentaria, las derechas podrían esperar la reconquista de la jefatura del Estado y la próxima mayoría parlamentaria.