Un policía yugoslavo dispersa a varios miembros de la Prensa frente al domicilio de Slobodan Milósevic, en Belgrado. AP

Fieles a Milósevic montan guardia frente a su casa para evitar su arresto

Declaraciones y desmentidos crean en Belgrado cierta confusión sobre el futuro del ex presidente yugoslavo Slobodan Milósevic, mientras continúan las investigaciones llevadas a cabo por las autoridades judiciales sobre sus 13 años de gobierno, marcados por abusos de poder, malversación de fondos públicos, asesinatos de opositores políticos y multitud de crímenes de guerra.

LIUBLIANA. Simón Tecco, corresponsal
Actualizado:

Sus simpatizantes y ex colaboradores, muchos de ellos cómplices de los crímenes, han decidido montar guardia permanente frente a la mansión de Milósevic para tratar de impedir su arresto.

Unas cincuenta personas, entre simpatizantes y colaboradores de Milósevic, montan guardia desde la mañana de ayer frente a su residencia en él numero 11 de la calle Uzikoj del barrio de Dedinje de Belgrado.

Los simpatizantes del ex dictador afirman que se han comprometido a montar guardia en el lugar las 24 horas del día «mientras la persecución contra nuestro líder no finalice», según declaró a la Prensa uno de ellos, Sinisa Vucinic, miembro de la dirección política de JUL, partido que dirige la mujer de Milósevic, Mira Markovic.

«Si tratan de detenerlo, habrá guerra civil», advirtió Sinica. «No tenemos intenciones de pelearnos con nadie, sino sólo queremos ser una especie de protección moral», declaró para la emisora Radio B92 otro militante socialista menos beligerante.

COLABORACIÓN SUIZA

En el lugar se encuentran también Vlajko Stojiljkovic, ministro del Interior del régimen de Milósevic, Gorica Gajevic, ex secretaria general del Partido Socialista (SPS), y Desmir Stanojevic dirigente de JUL (Izquierda Yugoslava).

Si bien el lunes el ministro de Justicia serbio, Vladan Batic, declaró que «no es verdad que exista una amplia investigación contra Milósevic», ayer su colega de Interior, Dusan Mihajlovic, anunció que en breve tiempo, sin indicar una fecha exacta, se iniciará el proceso judicial contra el ex presidente.

Mihajlovic dijo además que la Policía ya ha concluido la investigación sobre la construcción de su mansión en Dedinje, y que las pruebas sobre fraude fiscal fueron entregadas a la Fiscalía de Belgrado.

Si en el proceso se prueba que «Slobo» se apropió ilícitamente de fondos del Estado, afrontaría una condena de entre tres meses a cinco años de cárcel. El ministro dijo también que las investigaciones sobre las supuestas cuentas corrientes de Milósevic con dinero estatal abiertas en bancos extranjero, se encuentran en curso, pero que hasta la fecha han tenido menos éxito.

Tampoco existen pruebas sobre su complicidad en el intento de asesinato del ex líder de la oposición Vuk Draskovic en abril de 1999, ni en los restantes asesinatos políticos, según señaló Mihajlovic.

Mientras tanto, las autoridades suizas informaron ayer de que investigarán si Milósevic se apoderó del dinero de la venta en Suiza de 173 kilogramos de oro yugoslavo. El martes pasado, la Fiscalía de Belgrado ordenó una investigación al respecto.

Según los datos conocidos hasta la fecha, una empresa suiza importó desde Yugoslavia el año pasado oro no purificado de la mina Bor, y su pago habría sido depositado en la cuenta de dos empresas, una en Grecia y otra en Chipre. En relación con esto, los Gobiernos griego y chipriota negaron ayer que empresas de sus países se encuentren inmiscuidas en la transacción descrita a nombre de Milósevic.

El portavoz del Ministerio griego de Relaciones Exteriores, Panos Beglitis, declaró ayer en Atenas que el dinero de la venta del oro no fue depositado en Grecia. «La cuestión no tiene fundamento, se efectuaron controles y se ha emitido un desmentido categórico», declaró Beglitis en conferencia de prensa. El portavoz agregó que las autoridades helenas colaboran con la Fiscalía de Belgrado en la investigación.

EL PARADERO DEL HIJO HUIDO

Sobre la suerte del hijo del ex presidente yugoslavo, Marko Milósevic, el diario de Letonia «Business and Baltija» sostiene en su edición de ayer que un hombre con un pasaporte croata idéntico a Marko, y con el mismo nombre, estuvo algunos días en este país. Las autoridades letonas dijeron no tener pruebas de que el hijo de Milósevic hubiese estado en Riga, y que se atendrán a las directivas de la UE de prohibir el ingreso en los países europeos a los miembros de la familia del «conducator» yugoslavo.

Bozidar Spasic, ex miembro de los servicios secretos yugoslavos y propietario de una agencia de investigación, declaró ayer tener información de que Marko vive entre Armenia, Lituania y Letonia. «El hijo de Milósevic llegó a Lituania con el ex portavoz del partido JUL, Ivan Markovic, quien tiene familia en ese país» afirmó Spasic. Según éste, Marko cambia de lugar constantemente.

Marko huyó en octubre pasado de Yugoslavia con destino a Rusia y desde allí a China donde no se le permitió la entrada. Hasta la fecha no existe orden de arresto contra el hijo de Slobodan Milósevic, quien, bajo la protección de su padre, hizo una fortuna. Se sospecha que es uno de los jefes de la criminalidad organizada serbia.