Un desmejorado Fidel Castro se reúne con supervivientes de Hiroshima y Nagasaki
Fotografía de este jueves 1 de marzo de 2012 y cedida por Cubadebate que muestra al expresidente de Cuba Fidel Castro (c) en su encuentro con miembros de grupo pacifista japonés «Crucero por la Paz», en La Habana - efe

Un desmejorado Fidel Castro se reúne con supervivientes de Hiroshima y Nagasaki

Mantuvo un encuentro con activistas que promueven la solución de conflictos por la vía pacífica y sin el uso de armas nucleares

ep
madrid Actualizado:

El expresidente cubano Fidel Castro, con un aspecto visiblemente desmejorado,se reunió el jueves en La Habana con miembros del Crucero por la Paz, entre ellos, varios supervivientes de las bombas atómicas que lanzó Estados Unidos sobre las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki al final de la Segunda Guerra Mundial, informaron los medios oficiales de la isla.

Un grupo de 770 activistas llegaron el jueves por la mañana al puerto de La Habana a bordo del Crucero por la Paz, un barco que recorre el mundo todos los años para promover la solución de conflictos por la vía pacífica y sin el uso de armas nucleares. "Por segundo año consecutivo se reúnen en este edificio con el líder histórico de la revolución cubana, y por segunda vez, no pudo ser más estremecedor escuchar testimonios del dolor que padecen millones de personas víctimas de los efectos de la radiación nuclear", informa el diario "Granma".

El "emotivo encuentro" tuvo lugar en el Palacio de las Convenciones de la capital cubana, donde Castro volvió a advertir sobre la amenaza que se cierne sobre la humanidad por el uso de armamento nuclear y sus efectos en el medioambiente, un tema que siempre le ha apasionado.

"Son 25.000 armas nucleares las que tiene el mundo y cada vez son más automáticas las respuestas posibles, porque no disponen de tiempo los hombres para tomar las decisiones", alertó el exmandatario cubano, apartado del poder desde el año 2006 a causa de una enfermedad gastrointestinal. "El mundo tiene que defender la causa más importante de todas: la supervivencia de la especie", insistió Castro, quien terminó el encuentro con un kimono en honor a las víctimas de las catástrofes nucleares.

Entre los cientos de activistas que llegaron a Cuba figuran diez "hibakushas", supervivientes de los dos ataques atómicos de Hiroshima y Nagasaki, que aprovecharon la ocasión para rendir un homenaje al líder revolucionario.