VÍDEO: Imágenes del presunto terrorista de Estambul.

La pista del terrorista de Estambul lleva a Siria y Kirguistán

Los medios turcos han difundido la imagen de un joven de 28 años como principal sospechoso, pero él sostiene que no estaba en Estambul en el momento del atentado

ESTAMBULActualizado:

Los investigadores que analizan el atentado terrorista contra la discoteca Reina de Estambul, en el que murieron 39 personas, intentan seguir la pista a un terrorista de identidad desconocida al que varios medios vinculan con Kirguistán y Siria, desde donde habría entrado en noviembre a territorio turco.

Fuentes citadas por varios medios aseguran que el terrorista tiene nacionalidad kirguís. El Comité Nacional de Seguridad de este país asiático ha explicado que está investigando la veracidad de un pasaporte que «posiblemente pertenece al supuesto terrorista», según publicó este martes la agencia de noticias AKI Press.

El Consejo ha explicado que ha abierto un canal de comunicación con las autoridades turcas de cara a compartir informaciones, si bien el portador del documento divulgado ha salido al paso para desmarcarse públicamente de la masacre, reivindicada por el grupo terrorista Estado Islámico.

Iaje Mashrapov ha asegurado, en una entrevista a la agencia Turmush, que voló de Bishkek a Estambul el 1 de enero por motivos de trabajo. Una vez concluida su labor, regresó al aeropuerto, donde fue interrogado durante una hora por su parecido físico con el sospechoso. Tras unas comprobaciones, los agentes «se disculparon y me permitieron embarcar», ha afirmado Mashrapov, que no tiene «ni idea» de cómo su pasaporte pudo llegar a convertirse en una de las imágenes más compartidas en Internet.

Iaje Mashrapov, uno de los sospechosos
Iaje Mashrapov, uno de los sospechosos

La Policía turca ha detenido por ahora a más de una decena de personas por su presunta vinculación con estos hechos, las últimas seis este martes en Estambul, según una fuente de seguridad citada por la agencia oficial Anatolia. La cadena NTV también ha confirmado el arresto de dos extranjeros en el aeropuerto de Ataturk.

Las autoridades no han detallado el vínculo de estos sospechosos con el ataque de Nochevieja, pero sí han dejado claro que entre ellos no está el responsable directo de la masacre.

La pista siria

La pista que siguen las autoridades lleva también a Siria, desde donde habría entrado a Turquía el terrorista. Varios medios como 'Haberturk' o CNN Turk aseguran que el sospechoso llegó a territorio turco a través de la localidad de Konya en noviembre de 2016, con su mujer y dos hijos y sin levantar sospechas.

Pocos días antes del ataque, habría llegado a Estambul, si bien no estaría claro el momento de su radicalización. Su mujer, que supuestamente figura entre las personas arrestadas, ha asegurado que se enteró del atentado por los medios y que desconocía la ideología terrorista de su marido, según CNN Turk.

Las autoridades turcas no han revelado detalles de la investigación, pero un portavoz del Gobierno, Numan Kurtulmus, aseguró el lunes que ya estaban cerca de completar las identificaciones.

Las fuerzas de seguridad turcas han detenido además a dos extranjeros en el aeropuerto de Atatürk (Estambul) por su presunta relación con el ataque, según informa la cadena NTV. Los dos sospechosos, cuyas identidades no han trascendido, han sido trasladados a una comisaría de Estambul. De esta forma, las autoridades han elevado a 16 el número total de detenciones por el ataque.

Apología del terrorismo en las redes

Las autoridades también turcas están investigando 347 usuarios de redes sociales por haber publicado comentarios a favor del terrorismo tras el atentado, según ha informado el viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmus. Ha explicado que estos usuarios «sembraron la discordia en el país» con sus comentarios tras el ataque, reivindicado por Daesh y cuyo autor sigue aún en paradero desconocido. Además, según informa el diario «Hurriyet», ha indicado que el Gobierno está discutiendo con Twitter, Facebook y YouTube sobre la posibilidad de cerrar cuentas que den apoyo a organizaciones terroristas.

Por su parte, el primer ministro, Binali Yildirim, también prometió este lunes «consecuencias» para aquellos que publicaron comentarios en las redes sociales apoyando el atentado contra el club «Reina». «Hay que saber que ensalzar el terrorismo es un delito y tiene sanciones penales», sostuvo en un comentario en Twitter. Tras el atentado, el ministro de Justicia, Bekir Bozdag, ya había alertado de que «hacer propaganda del terrorismo y de organizaciones terroristas constituye un delito». En este sentido, previno de que quienes comparte mensajes ensalzando a organizaciones terroristas antes y después de atentados están cometiendo un delito.