Yovani López junto a su hijo Yovanny
Yovani López junto a su hijo Yovanny - FACEBOOK / Cecilia García

La familia de la joven a la que arrancaron el bebé de su vientre denuncia haber recibido 300.000 dólares en facturas de hospital

El centro médico ha prometido que anularán los cargos. «Lo único que pido es justicia», clama el marido de Marlen Ochoa

ABC
Actualizado:

Frank Ávila, abogado de la familia de Marlen Ochoa, la joven embarazada que fue asesinada el pasado mes de mayo para arrancarle el bebé de su vientre, ha denunciado que el Advocate Christ Medical Center (Illinois, EE.UU.) ha emitido una serie de facturas, que ascienden en total a unos 300.000 dólares, relacionadas con los cuidados que requirió el pequeño Yovanny antes de su muerte.

El bebé falleció debido a los severos daños cerebrales causados por la falta de oxígeno tras ser extraído de forma abrupta del vientre de su madre. Clarisa Figueroa, su hija Desiree y el novio de Clarisa, Piotr Bobak, se enfrentan a cargos de homicidio.

El centro médico ha sido objeto de controversia por su actuación durante el caso de Marlen Ochoa. Según Ávila, el hospital aseguró a la familia de la joven que no tendría que hacer frente a los costes derivados del tratamiento del menor; sin embargo, se habrían seguido emitiendo facturas bajo aviso de que, en caso de no ser pagadas, pasarían a ser enviadas a un agencia externa de cobros, como asegura «Chicago Sun-Times».

El hospital ha comunicado que había enviado «inadvertidamente» una de las facturas y que «lamentaba haberlo hecho», comprometiéndose a anular los cargos. Otro detalle que ha indignado a la familia de Ochoa es el modo en que aparece registrado el pequeño Yovanny en el hospital: el centro se refiere al menor como «Figueroa, Boy», nombrando a Clarisa Figueroa como la madre del niño. «Esto es atroz», ha recalcado Ávila.

Factura médica enviada a la familia de Marlen Ochoa
Factura médica enviada a la familia de Marlen Ochoa - Chicago Sun-Times

«Lo único que pido es justicia»

El marido de Ochoa, Yovani López, ha pedido justicia y ha solicitado «que les den cadena perpetua [refiriéndose a Clarisa y Desiree Figueroa y a Piotr Bobak] para que ellos puedan pagar el mal que le hicieron a mi esposa. Esto no se debe quedar así, vamos a seguir luchando para que ellos no puedan salir de la cárcel».

Por otra parte, los abogados de los presuntos asesinos de la joven embarazada han solicitado al juez restringir aquellos datos e informaciones clave que puedan ser reveladas a los medios de comunicación durante el juicio.