El zar Nicolás II, con su mujer e hijos - ABC

La justicia rusa cierra la investigación del asesinato de la familia del zar

El Comité de Investigación destaca en su resolución que el Tribunal Supremo ya rehabilitó a la familia imperial y dictaminó que ésta «fue asesinada en nombre del Estado»

moscú Actualizado:

La Justicia rusa ha dado carpetazo a la investigación penal sobre el asesinato a manos de los bolcheviques de la familia del última zar, Nicolás II, a la que se oponen sus descendientes. El Comité de Investigación (CI) de Rusia destacó este lunes en su resolución que el Tribunal Supremo ya rehabilitó a la familia imperial y dictaminó que ésta "fue asesinada en nombre del Estado", según informan las agencias rusas.

Al mismo tiempo, añade que la Justicia reconoció en 2008 que el último zar, su esposa y sus hijos fueron fusilados "por motivos de clase, sociales y religiosos", ya que sus asesinos consideraban que "representaban un peligro para el estado soviético y el orden político" vigente en 1918.

En cambio, el abogado de la familia imperial rusa, German Lukiánov, considera que "es pronto para poner punto final" al caso. "Debemos estudiar la resolución. Después la Gran Duquesa María Románova decidirá si la investigación es legal y cuán completa, objetiva y plenamente se tuvieron en cuenta todas las circunstancias que rodean el caso", dijo.

Caso abierto y cerrado en cinco ocasiones

Lukiánov recordó que la Justicia ha cerrado y reabierto el caso en cinco ocasiones desde 1993, y puso en duda la autenticidad de los restos mortales encontrados en las afueras de Yekaterimburgo y supuestamente pertenecientes a la asesinada familia imperial rusa.

Al respecto, el criminalista que ha conducido la investigación desde un principio, Vladímir Soloviov, negó que haya dudas sobre la autenticidad de los restos, también puesta en duda por la Iglesia Ortodoxa Rusa. Además, aseguró que la Justicia rusa carece de pruebas documentales sobre que fuera Lenin, el fundador del Estado soviético, quien ordenara personalmente el asesinato del zar y su familia.

Cuerpos enterrados en un bosque

Tras varios años de negativas, la Justicia rusa reconoció en octubre de 2008 al zar Nicolás II, a su esposa Alejandra y a sus cinco hijos -las princesas Olga, Tatiana, María, Anastasia y el heredero de la corona, el zarevich Alexéi- como víctimas de represiones y dispuso su rehabilitación.

Nicolás II, su esposa y sus cinco hijos fueron ejecutados en un sótano de la casa Ipatiev, en la ciudad de Yekaterimburgo (Urales), el 17 de julio de 1918, y sus cuerpos destruidos y enterrados en un bosque.

Los restos atribuidos al zar, su esposa y tres hijos fueron hallados en 1979 y, tras ser identificados, sepultados en San Petersburgo en 1998, en presencia del entonces presidente ruso, Borís Yeltsin, y representantes de casas reales.

Arqueólogos rusos hallaron en 2007 los restos del zarévich Alexéi y la gran princesa María, que fueron sometidos a pruebas genéticas antes de recibir sepultura junto al resto de la familia imperial.