Jörg Haider. REUTERS

La extrema derecha austriaca se hunde en los comicios regionales

Los electores de los Estados Federados de Tirol y Alta Austria, han dado de nuevo la espalda al otrora invencible Jörg Haider, que ve como su estrella se apaga

ANTONIO SÁNCHEZ. CORRESPONSAL
Actualizado:

VIENA. El desastre se venía venir pero nadie en el FPÖ, el partido de extrema derecha austriaca de Jörg Haider, podía prever una debacle semejante. Ayer, en las elecciones regionales de los Estados de Tirol y Alta Austria, el FPÖ perdió la mitad de los votos que tenía. El partido, nacionalista y ultraliberal ha visto como el electorado austriaco le da la espalda, después de que en las elecciones generales del pasado noviembre pasará del 27 por ciento de los votos que tuvo en 2000 a un demoledor 10 por ciento. Desde entonces, el partido que estuvo liderado por el polémico Jörg Haider no ha levantado cabeza. Aunque entró a formar parte del Gobierno en coalición con el Partido Popular del canciller Wolfgang Schüssel, las continuas desavenencias internas, las salidas de tono de Haider criticando la labor del Gobierno del que su propio partido forma parte y la falta de carisma de su actual presidente, Herbert Haupt, ha llevado al FPÖ al borde de la bancarrota política.

Las encuestas electorales sobre los comicios en Tirol y Alta Austria ya habían adelantado malos resultados para los ultraconservadores. Pero la realidad ha sido peor aún. Según los primeros recuentos, el FPÖ ha perdido en Tirol y Alta Austria casi el 12 por ciento de los votos, obteniendo sólo un tímido ocho por ciento y situándose como cuarta formación política del país, incluso por detrás de Los Verdes. Hace sólo tres años, el FPÖ era la segunda fuerza política del país alpino. Tras conocerse los primeros resultados, la secretaria general del FPÖ, Magda Bleckmann, reconocía a la radio pública que las divergencias internas han sido castigadas por el electorado en las urnas y prometía que su formación se concentrará en el futuro más en las necesidades de los ciudadanos y menos en sus asuntos del partido.

Triunfo de los conservadores

La desolación de los miembros del FPÖ tenía su contraste en el ÖVP, el Partido Popular con el que forma equipo en el Gobierno federal. En Tirol, a la espera de cerrar el recuento de votos, los populares habrían recuperado la mayoría absoluta que perdieron en 1999 y en Alta Austria lograrían el 43,5 por ciento del electorado. También han mejorado su situación los socialista del SPÖ, que en Alta Austria han logrado un 11 por ciento más de votos. En este Estado federal, se ha vivido una dura polémica por la decisión del Gobierno de privatizar una de las grandes industrias metalúrgicas del país. Otra formación que ha visto dispararse su éxito ha sido Los Verdes, que en Tirol ha alcanzado un resultado récord, con el 15,5 por ciento del total de papeletas emitidas.

La derrota del FPÖ podría tener consecuencias en el Gobierno federal, que ve cómo uno de sus socios deriva cada vez más hacia una posición marginal en la política austriaca.