Paul Manafort durante la campaña electoral republicana
Paul Manafort durante la campaña electoral republicana - AFP

El exjefe de campaña de Trump evadió al fisco 75 millones de dólares

Paul Manafort se encuentra en prisión preventiva después de intentar influir en las declaraciones de dos testigos

Actualizado:

La Fiscalía de Estados Unidos ha tildado este martes a Paul Manafort, exjefe de campaña del presiente de Estados Unidos, de mentiroso «perspicaz» y ha asegurado que éste orquestó un entramado para evadir 75 millones de dólares en impuestos, según ha informado la cadena de noticias CNN.

Manafort, que se sentó este martes en el banquillo de los acusados, tenía un «estilo de vida extravagante» impulsado por «ingresos secretos» que obtuvo a través de sus actividades como lobista en Ucrania, tal y como ha explicado el fiscal Uzo Asonye, que trabaja con el fiscal especial Robert Mueller, que encabeza la investigación sobre la injerencia rusa en las elecciones de 2016.

«Todos los cargos se condensan en un solo hecho muy simple: que Manafort mintió». «Manafort se puso a él y a su dinero por encima de la ley», ha añadido. El caso de Manafort supone una nueva fase en la pesquisa sobre la interferencia de Moscú.

La Fiscalía ha presentado 18 cargos en contra de Manafort, que habría ocultado una treintena de cuentas en el extranjero. De ser hallado culpable, se enfrentaría a una pena de hasta 305 años de prisión. Hasta el momento ha negado todos los cargos.

Clave en el «Rusiagate»

Manafort, de 69 años y en prisión preventiva, compareció vestido con un elegante traje negro y se mantuvo al lado de su equipo de cinco abogados al comienzo del juicio, que se celebra en la corte del distrito este de Virginia, en Alexandria, a las afueras de Washington.

Protagonista indiscutible del llamado «Rusiagate», es el único acusado estadounidense del que Mueller no ha conseguido una declaración de culpabilidad. Fue el jefe de campaña de Trump entre julio y agosto de 2016, cuando dimitió tras revelarse que había recibido pagos de un partido prorruso de Ucrania.

Según Mueller, Manafort trabajó entre 2006 y 2017 para Gobiernos extranjeros, incluido el Ejecutivo prorruso del expresidente ucraniano Víktor Yanukóvich (2010-2014) y otros oligarcas rusos, a los que ayudó a mejorar su imagen en Washington sin comunicárselo a las autoridades de EE.UU., lo que infringe la ley.

Manafort obtuvo supuestamente 75 millones de dólares por esas actividades y no las declaró al fisco, delito por el que está siendo ahora juzgado en Virginia.