El representante permanente de Estados Unidos, Carlos Trujillo,
El representante permanente de Estados Unidos, Carlos Trujillo, - EFE

La OEA exige a Ortega facilitar las investigaciones de derechos humanos en Nicaragua

Desde el comienzo de las protestas más de 300 personas han muerto y otras 150 han sido detenidas acusadas de terrorismo

CORRESPONSAL EN MÉXICOActualizado:

Aumenta la presión internacional contra Daniel Ortega, presidente de Nicaragua. La Organización de Estados Americanos (OEA) ha exigido al Gobierno de Ortega a facilitar el trabajo de los investigadores que analizan las violaciones de derechos humanos en Nicaragua durante los cerca de cinco meses de protestas. Según el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, más de 300 personas han fallecido desde que el 18 de abril se iniciaron las manifestaciones en contra de unas reformas al sistema de pensiones, pero se convirtieron en un clamor nacional ante la violenta represión ejercida por el Ejecutivo de Ortega.

El consejo permanente de la OEA aprobó el miércoles una resolución condenatoria en la que pidió una vez más a Ortega a tomar acciones inmediatas para allanar el trabajo de investigación de la realiza en Nicaragua Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organización que pertenece a la OEA. Un total de 19 de los 34 miembros activos de esta organización votaron a favor de esta resolución con la que espera que el Gobierno facilite y colabore con las labores que el CIDH lleva a cabo en el país centroamericano. Dos de los países que votaron en contra fueron Venezuela y Bolivia, dos aliados del régimen orteguista.

El gobierno de Nicaragua, sin embargo, prefirió mantenerse en silencio ante una nueva resolución de la OEA relacionada con los crímenes cometidos para acallar las manifestaciones. El mismo miércoles por la noche, Ortega participó en un acto público en el que no hizo referencia a la decisión del organismo internacional, a pesar de que esta última resolución abre las puertas para que los países de la OEA puedan comenzar a aprobar sanciones bilaterales contra Nicaragua. «A pesar de los esfuerzos cínicos del Gobierno de Nicaragua por disfrazar la verdad, sigue la represión», dijo Carlos Trujillo, embajador de Estados Unidos ante la OEA. Precisamente, Estados Unidos es uno de los doce paíse que es parte del denominado como Grupo de Trabajo, un organismo creado por la OEA que busca una solución política a la enquistada crisis nicaragüense.

El Diálogo Nacional que inició el 16 de mayo en Nicaragua para tratar de encontrar una solución, con la mediación de la Iglesia, está paralizado desde junio debido al continuo uso de la violencia ejercido por el Gobierno de Nicaragua para cesar las protestas ciudadanas. Asimismo, Ortega se ha mostrado radicalmente reacio a dejar el poder y celebrar elecciones anticipadas para pacificar el país, tal y como le pide la oposición, compuesta principalmente por empresarios, estudiantes y organizaciones civiles. Desde que comenzaron las marchas, varias organizaciones estiman que más de 150 personas han sido detenidas y acusadas de cometer delitos de terrorismo.