El «ex-stripper» y DJ que sembró EE.UU. de paquetes bomba

Cesar Sayoc, ferviente seguidor de Trump, amenazó con hacer volar la compañía eléctrica, fue denunciado por violencia doméstica, al parecer por su abuela, y perdió la casa por un embargo

Actualizado:

La noche antes de su detención, Cesar Sayoc acudió como otras veces a pinchar música al Ultra Gentlemen’s Club, un local de estriptis próximo a la residencia de Donald Trump en Palm Beach (Florida), justo donde la exactriz porno Stormy Daniels actuó el pasado abril en plena disputa judicial con el presidente de EE.UU. Nadie se imaginaba que Sayoc, de 56 años, cuerpo de culturista, DJ ocasional y portero del club, pudiera ser la persona que traía de cabeza al FBI y tenía al país en vilo por el envío de más de una docena de paquetes bomba a políticos demócratas y otras figuras críticas con Trump.

El misterioso remitente resulta ser, según los investigadores, un ferviente seguidor del actual inquilino de la Casa Blanca con una biografía errática que incluye una larga lista de antecedentes delictivos y actividades tan variadas como la de «stripper», gerente de un club, dueño de una empresa de «catering» y de una tintorería y repartidor de pizza, además de practicar artes marciales mixtas.

Amenazas de hacer volar la compañía eléctrica

En su historial consta la amenaza en 2002 de hacer explotar la empresa de suministro eléctrico de Florida al estar en desacuerdo con una factura. Su trayectoria abarca denuncias por hurto, agresión y posesión de esteroides para su venta, esta última archivada. Llegó a estar condenado a un año en libertad condicional. Una mujer, posiblemente su abuela, lo denunció en 1994 por violencia doméstica, pero más tarde retiró la acusación.

Nació en Brooklyn (Nueva York), al parecer de padre filipino, si bien él se define además como nativo americano e italiano. En todo caso, creció en la soleada Florida, donde fue propietario de una vivienda en Fort Lauderdale, que perdió en 2009 por un embargo. Su último domicilio conocido es la casa de sus padres en Aventura, municipio del condado de Miami-Dade, pero ahora dormía en una furgoneta blanca forrada con pegatinas de apoyo a Trump y mensajes de derecha radical, que se le incautó en el momento de su detención este viernes en Plantation, otra localidad del sur de Florida.

Su cuenta de Twitter refleja su intenso activismo y su adhesión a teorías conspirativas, como que un superviviente de la masacre de Parkland era un topo del gobierno o que Angela Merkel es una hija secreta de Hitler. Acusado de cinco cargos, se enfrenta ahora a casi cinco décadas en prisión.