Zuzana Caputova, frente al palacio de Grassalkovich, sede de la presidencia de Eslovaquia, en Bratislava
Zuzana Caputova, frente al palacio de Grassalkovich, sede de la presidencia de Eslovaquia, en Bratislava - Efe

La europeísta Zuzana Caputova gana las presidenciales de Eslovaquia y amenaza el frente de Visegrado

Tras ganar las elecciones, esta abogada ecologista de 45 años promete no caer «en el populismo»

PragaActualizado:

La abogada ecologista Zuzana Caputova es la ganadora de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de este sábado en Eslovaquia, según ha confirmado la Comisión Electoral, con lo que se convertirá en la primera mujer de este país centroeuropeo en ocupar la jefatura del Estado.

Caputova, que se ha alzado con el 58,4% de los votos frente al 41,59% obtenido por el diplomático Maros Sefcovic, se ha atraído a buena parte del electorado gracias al discurso contra la corrupción que ha enarbolado durante la campaña.

Pero la presidenta electa, de 45 años, se destaca también por su compromiso europeísta, precisamente en uno de los cuatro países que forman parte del llamado grupo de Visegrado -integrado también por la República Checa, Polonia y Hungría-, punta de lanza contra determinadas políticas migratorias de la Unión Europea, especialmente las migratorias.

Tras su victoria en las urnas este sábado, ha prometido que demostrará cómo «se puede salir a una lucha política con ideas propias, sin caer en el populismo». «Sí, puede funcionar», declaró a la prensa Caputova. «Se puede hablar de la verdad y ganarse la confianza de otros sin un vocabulario agresivo y golpes bajos», añadió la futura jefa del Estado ante sus seguidores, familiares y amigos, en un acto celebrado en el Mercado Viejo de Bratislava y televisado en directo.

Tras saludar «en las cuatro lenguas mayoritarias que se hablan en el país (eslovaco, húngaro, romaní y checo)», Caputova celebró su victoria y el hecho de que «haya llegado» a pesar de las dudas de muchos.

La participación más baja en la historia eslovaca

La presidenta de la Comisión Electoral eslovaca, Eduarda Bárány, señaló este domingo que los comicios se celebraron «de manera muy pacífica» y que durante su desarrollo, entre las 06.00 y 21.00 GMT del sábado, «no hubo particulares ni anécdotas que llamaran mucho la atención», si bien la participación fue la más baja en la historia de estas convocatorias, del 41,79%. Ha sido la quinta vez que los eslovacos eligen a su jefe de Estado en las urnas.

La exrepública comunista de Eslovaquia, escindida de la federación checoslovaca en 1993, es miembro de la UE y la OTAN desde 2004, y tenía en estas elecciones un censo electoral de 4,4 millones de personas.