En el abrazo de Aznar a Eduardo Duhalde se simboliza el apoyo reiterado ayer por el presidente del Gobierno español a Argentina

Europa e Iberoamérica basan su alianza en el libre comercio y la lucha contra el terrorismo

ALBERTO SOTILLO
Actualizado:

MADRID. Los líderes de Europa e Iberoamérica basaron ayer su alianza en la lucha contra el terrorismo y el impulso al libre comercio, como garantes de libertad y prosperidad. El repudio de la violencia política fue unánime y dispuesto a traducirse en acciones concretas. Pero los dirigentes iberoamericanos hubieran querido más ambición y compromiso de los europeos a la hora de fomentar el libre comercio.

El presidente del Gobierno, José María Aznar, afirmó que «la seguridad internacional obliga a una concertación cada vez más estrecha» en la lucha contra el terrorismo. Y fiel a este principio, se esforzó en que esta cumbre entre la UE e Iberoamérica se salde con el compromiso de cerrar filas para erradicar la violencia de la vida política.

Es éste un pacto que se traducirá en la solidaridad de Europa e Iberoamérica no sólo para aislar el terrorismo de grupos guerrilleros como las FARC, sino también para reforzar el cerco contra ETA. A corto plazo, supondrá la inclusión de las FARC en la lista europea de grupos terroristas. Y se espera que, en coherencia con la declaración de principios aprobada ayer, se active también una cooperación más expeditiva por parte de Venezuela en el cerco y la entrega de los etarras que se encuentran en su territorio.

La lucha contra el terrorismo, la preservación de la democracia y el impulso del libre comercio se proponen así no sólo como pilares de la nueva alianza entre Europa e Iberoamérica, sino también como el más eficaz remedio frente a convulsiones como la violencia política de Colombia, la crisis argentina y la inestabilidad de Venezuela.

Durante la cena de gala celebrada anoche, el Rey expresó su «firme voluntad» de acabar con el terrorismo, fenómeno que Don Juan Carlos calificó de «lacra de nuestros días» ante los jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Madrid. En este sentido, el Rey destacó la importancia de reforzar los mecanismos de «cooperación política, legal y operativa... con ello damos un ejemplo al mundo de la fortaleza de nuestras convicciones», dijo Don Juan Carlos.

En cuanto al acuerdo de libre comercio concluido con Chile, fue saludado por los mandatarios como estímulo y ejemplo para avanzar también en un acuerdo a medio plazo con Mercosur y, en un horizonte más alejado, con América Central y la Comunidad Andina. Pero los líderes iberoamericanos expresaron sus quejas por el proteccionismo comercial europeo, y no ocultaron su pesar por la ausencia de nuevos compromisos concretos.

Sin paños calientes

Hay el compromiso de relanzar las negociaciones con Mercosur con una reunión ministerial prevista para julio. Pero en la declaración política aprobada ayer ni siquiera se menciona la fórmula «libre comercio» a la hora de hablar del acuerdo con esta asociación regional.