David y Louise Turpin, en imágenes de archivo - Reuters

El estremecedor relato de una hija de los Turpin en la «casa de los horrores»: «Nunca he salido a la calle»

«No puedo respirar de lo sucia que está la casa», explicó en una llamada a los servicios de emergencia

Actualizado:

La vista preliminar celebrada este miércoles en el proceso judicial contra David y Louise Turpin, los acusados de torturar durante años a sus 13 hijos y convertir su hogar en Perris, California, en una auténtica «casa de los horrores», ha permitido escuchar el estremecedor testimonio de una de las víctimas, de 17 años, en la grabación de su llamada a la Policía.

Cuando en el servicio de emergencias que atendió la llamada trataron de saber la dirección del domicilio o donde se encontraba, la joven respondió: «Nunca he salido a la calle. No salgo mucho».

La conversación, que recogen diversos medios estadounidenses que informan de la vista, tuvo lugar después de que la muchacha lograra escapar por una ventana de la vivienda. «A veces me levanto y no puedo respirar de lo sucia que está la casa», explicaba la chica, que aseguraba no haberse bañado casi en un año y que ella y sus doce hermanos podrían necesitar ir al médico.

David Turpin, durante la vista preliminar
David Turpin, durante la vista preliminar - Efe

En la grabación, se aprecia que le cuesta deletrear su nombre y confiesa no haber terminado el primer grado escolar, si bien su voz se oye clara y tranquila.

En otro momento de la llamada, habla al operador de abusos por parte de sus padres y que estos habrían encadenado a dos de sus hermanas. También dice creer que su padre tenía armas en la casa.

Otra hija «aterrorizada» con su madre

Otros de los hijos de Turpin aseguraron a los investigadores que habían sufrido abusos. Una chica de 14 años señaló que la madre la tiró por las escaleras cuando la sorprendió en su habitación, según el testimonio de Brett Rooker, de la Oficina del Sheriff del Condado de Riverside. «Dijo que estaba aterrorizada con su madre», declaró.

David Turpin, de 56 años, y su esposa Louise, de 49, se han declarado no culpables de más de 40 cargos, que incluyen tortura, detención ilegal y abuso infantil. En el caso del padre, también se declara no culpable de un cargo de conducta lasciva con un menor de edad.