Anna Politkóvskaya, fue asesinada en el portal de su casa el 7 de octubre de 2006
Anna Politkóvskaya, fue asesinada en el portal de su casa el 7 de octubre de 2006 - AFP

Estrasburgo condena a Rusia por la investigación de Politkóvskaya y la sentencia de Pussy Riot

Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó ayer al Estado ruso a indemnizar con 20.000 euros a los familiares de la periodista por daños morales

CORRESOPNSAL EN MOSCÚActualizado:

A Rusia le llueven las condenas del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), cuya sede se encuentra en Estrasburgo. No es la primera vez que el país eslavo es amonestado por este órgano de Justicia internacional por conculcar derechos fundamentales, desatender requerimientos procesuales, emitir sentencias abusivas con pruebas amañadas o reprimir a la oposición.

Esta vez, los fallos del TEDH atañen a dos asuntos que generaron mucha polémica y tuvieron enorme repercusión mediática en su día, la investigación sobre el asesinato de la periodista rusa, Anna Politkóvskaya, y la sentencia contra las integrantes del grupo musical punk «Pussy Riot».

En el primer caso la Corte de Estrasburgo condenó ayer al Estado ruso a indemnizar con 20.000 euros a los familiares de Politkóvskaya por daños morales. Los jueces europeos han concluido que, si bien varias personas implicadas directamente en la realización del atentado recibieron penas de cárcel, no se hizo lo suficiente para esclarecer quién dio la orden de perpetrarlo y por qué motivos. A juicio del Tribunal de Estrasburgo, no fueron tenidas en cuenta las alegaciones de la familia, que considera que hubo connivencia de los servicios secretos rusos y del presidente de Chechenia, Ramzán Kadírov.

Politkóvskaya, que trabajaba en el bisemanario ruso, «Nóvaya Gazeta» y desarrolló su actividad periodística en Chechenia, destapando las atrocidades cometidas contra personas inocentes, fue acribillada a tiros el 7 de octubre de 2006 en el ascensor de su vivienda por un pistolero checheno. El autor material y cuatro cómplices más fueron condenados en 2014 a distintas penas de prisión, dos a perpetuidad, pero la autoría intelectual no ha sido establecida.

Trato «humillante»

En cuanto a las tres componentes de «Pussy Riot», Nadezhda Tolokónnikova, María Aliójina y Ekaterina Samutsévich, el TEDH ha resuelto que fueron objeto de un trato «humillante» y «excesivamente severo». El conjunto musical se plantó directamente el 21 de febrero de 2012 en el altar de la Catedral de Cristo Salvador de Moscú e interpretó una «plegaria» implorando a la Virgen María que librase al país del presidente Vladímir Putin. Protestaban así contra Kiril, el Patriarca de la Iglesia Ortodoxa rusa, que había pedido el voto a favor de Putin en las presidenciales de aquel año. La broma les costó una condena de dos años de cárcel. Fueron, no obstante, amnistiadas pocos meses antes de cumplir la pena.

El año pasado, Estrasburgo dictaminó que la ley vigente en Rusia contra la «propaganda homosexual» entre los menores es «discriminatoria» y «alienta la homofobia». El TEDH estimó que la ley rusa en contra de la propaganda homosexual «vulnera el artículo 10 de la Convención Europea de Derechos Humanos, relativo a la libertad de expresión, y el artículo 14, en el que se recoge la prohibición de cualquier discriminación».

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dado también la razón a varios opositores en sus recursos contra la Justicia rusa, entre ellos el abogado y bloguero anticorrupción, Alexéi Navalni, y el excampeón mundial de ajedrez, Garry Kaspárov. A causa de ello, Moscú ha amenazado varias veces con abandonar la Convención Europea de DDHH y el Tribunal de Estrasburgo.