Banderas del Reino Unido y la Unión Europea - AFP / Vídeo: La salida sin acuerdo puede llevar a una recesión a Europa

Por qué estamos al borde de un Brexit sin acuerdo

El «backstop» permanece como el gran escollo de las negociaciones entre la UE y el Reino Unido

Corresponsal en BruselasActualizado:

¿En qué consiste la «salvaguarda irlandesa»?

El «Irish Backstop» o «Salvaguarda Irlandesa» es una cláusula del Tratado de Salida del Reino Unido en el que se establece que si en el futuro el Gobierno de Londres no se pone de acuerdo sobre las condiciones de sus relaciones comerciales con la Unión Europea, la provincia de Irlanda del Norte se mantendrá «alineada» con la legislación europea para evitar la necesidad de que haya controles fronterizos con la República de Irlanda, que seguirá formando parte del mercado interior europeo.

¿Por qué resulta inaceptable para Johnson?

Salvo que el Reino Unido acepte establecer una separación en términos comerciales entre la isla de Gran Bretaña y el territorio de Irlanda del Norte, eso significa que el conjunto del Reino Unido seguiría vinculado a la legislación del mercado interior europeo, lo que limitaría jurídicamente su capacidad para firmar acuerdos comerciales independientes con otros países, o estarían obligados entonces a establecer una separación entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido.

¿Por qué es tan importante para la UE?

El objetivo esencial para la Unión es preservar la integridad del mercado interior. En caso de que las reglas del mercado único dejen de cumplirse en el territorio británico habría que establecer controles sobre las mercancías que llegan a Irlanda desde el Reino Unido a través de Irlanda del Norte. Si se rompe la unidad legal del mercado europeo sería una catástrofe para la economía europea, sus empresas y consumidores.

¿Tiene razón el «premier» al oponerse?

Absolutamente no. La «salvaguarda irlandesa» está diseñada para ser aplicada solo en el caso de que en el futuro no se llegase a un acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido, que es lo que el actual primer ministro dice que se puede hacer fácilmente. En otros países -como España por lo que respecta a Canarias, por ejemplo- hay diferencias en la regulación económica entre dos territorios y ello no significa ningún menoscabo de la soberanía. Y en todo caso, en el futuro sus relaciones comerciales con cualquier otro país estarán limitadas siempre por los compromisos que adquiera con la UE como país tercero.

¿Qué opinan los ciudadanos irlandeses?

La supresión de la frontera física entre las dos Irlandas era una de las condiciones de los acuerdos que pusieron fin a décadas de conflicto gravísimo entre católicos y protestantes en la parte británica. El regreso a la separación con una frontera dura sería percibido como un fenómeno indeseable, aunque es poco probable que volviera la violencia, aun sabiendo que una inmensa mayoría de los norirlandeses son contrarios al Brexit.

¿Qué pasaría en caso de un Brexit sin acuerdo?

Legalmente, la República de Irlanda sería frontera de la UE con un país tercero y estaría obligada a levantar una frontera física con la parte norte de la isla a partir del primer momento. La economía irlandesa está vinculada estrechamente a la británica, pero depende absolutamente del mercado interior europeo como puerta de entrada de miles de empresas.