El equipo de rescate de la Guardia Costera posa ante las cámaras durante la maniobra de evacuación - REUTERS | Vídeo: US Coast Guard

Espectacular rescate de los tripulantes desaparecidos del barco que volcó en Georgia (EE.UU.)

La Guardia Costera ha compartido varios vídeos del despliegue para evacuar a los desaparecidos, que permanecían en paradero desconocido desde el domingo

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Guardia Costera de EE.UU. rescató hoy a cuatro tripulantes surcoreanos de un buque de carga que volcó el domingo frente a la costa de Georgia y que se consideraban desaparecidos desde entonces, informó este lunes esa agencia.

Aunque los equipos de rescate desconocían si los tripulantes seguían vivos y en qué parte de la embarcación estaban cuando iniciaron las tareas de rescate, lograron encontrarlos con vida después de horas de búsqueda. Los rescatistas también estaban preocupados por el gran tamaño de la nave y por el hecho de que tiene puertas herméticas y numerosos compartimentos.

De hecho, la Guardia Costera encontró a tres de los tripulantes en un compartimento del casco cercano a la hélice y al último, más tarde, en la sala de control de la embarcación. La tripulación del Golden Ray, un barco surcoreano de casi 20 metros de eslora, informó a las autoridades estadounidenses de que la embarcación volcó cerca de las dos de la madrugada del domingo.

Los equipos de la Guardia Costera y otras agencias respondieron rápidamente y rescataron a 20 de las 24 personas a bordo, 23 tripulantes y un piloto, antes de que un incendio los obligara a detenerse, según explicó este domingo el comandante de la guardia del sector de Charleston, John Reed. Por la noche, la Guardia Costera trabajó para estabilizar el barco para reanudar las operaciones de rescate, que se detuvieron debido a un incendio en la embarcación.

«A medida que el humo y las llamas comenzaron a aparecer, nuestros equipos evaluaron que la situación era demasiado arriesgada para ir más adentro del barco e intentar localizar a las cuatro personas que permanecen desaparecidas en este momento», agregó Reed. Extinguido el incendio, los equipos de rescate continuaron las labores para hallar con vida a los cuatro tripulantes desaparecidos.

Tareas de rescate

Para dar con ellos, los efectivos de rescate, pertrechados de poleas y arneses, golpearon primero el casco de la nave con el fin de obtener una respuesta desde el interior, lo que facilitó la ardua tarea que resultaba conocer con precisión su ubicación.

Una vez localizados, el equipo perforó el revestimiento de la nave, de gran grosor, gracias a lo cual consiguieron encontrarlos y comprobar que se encontraban en buen estado. Horas antes, las autoridades habían establecido un perímetro de seguridad en el cercano puerto de Brunswick para cerrar el paso a las embarcaciones, además de desplegar un amplio dispositivo de salvamento que incluía vehículos aéreos y marítimos.

Pese a que las vidas en juego ya han sido puestas a salvo, la Guardia Costera se afana ahora en la delicada y nada sencilla labor de retirar la embarcación, un buque carguero con 4.000 coches a bordo, del mar, ante el riesgo de que un desastre medioambiental pueda llegar a producirse.