España muestra un apoyo explícito a la labor de mediación de la Conferencia Episcopal nicaragüense
España muestra un apoyo explícito a la labor de mediación de la Conferencia Episcopal nicaragüense - REUTERS

España y la Unión Europea condenan la violencia política en Nicaragua contra los estudiantes

El Ejecutivo exige «que se respeten los derechos de reunión, manifestación y libertad de expresión» y que se investiguen las muertes acaecidas en el país desde el pasado 18 de abril, mientras la UE tacha de «deplorables» todos los ataques

Actualizado:

El Gobierno de España ha expresado este domingo su condena a todos los hechos de violencia acaecidos recientemente en Nicaragua y reiterado «la necesidad de que se respeten los derechos de reunión, manifestación y libertad de expresión así como que se investiguen y juzguen todas las muertes acaecidas en esta crisis desde el 18 de abril».

Casi tres meses de protestas antigubernamentales han dejado más de 350 muertos, según organizaciones de derechos humanos nicaragüenses. La CIDH ha confirmado ya 264 fallecidos.

El ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha apuntado en un comunicado que «el Gobierno de España considera que la crisis que vive Nicaragua requiere de soluciones políticas y hace un llamamiento al cese de toda violencia y a que se retome la vía del diálogo nacional».

España también ha expresado su apoyo a los organismos supranacionales que colaboran para solucionar la crisis, entre ellos la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos y la Comisión Interamericana, así como el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos: «Reconocemos muy especialmente la labor de mediación que realiza la Conferencia Episcopal de Nicaragua y reiteramos nuestra voluntad deseguir apoyando el desarrollo de este Diálogo», ha añadido el Gobierno.

Condena de la Unión Europa

Por su parte, la Unión Europea (UE) ha tachado de «deplorables» los ataques a estudiantes y civiles durante las últimas horas en Nicaragua e instado a las autoridades a «garantizar la seguridad de la población», además de pedir el cese de la violencia.

«Los actos de violencia contra estudiantes y civiles en Nicaragua, así como el retraso en la asistencia médica urgente para los heridos son deplorables», ha afirmado en un comunicado la portavoz de la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini.

En ese sentido, ha asegurado que los Veintiocho esperan que las autoridades del país americano «garanticen la seguridad de la población y el respeto por los derechos fundamentales». La portavoz ha exigido «toda violencia debe parar ahora. Reiteramos nuestro llamamiento a una solución pacífica y democrática para la situación en el país en el marco del diálogo nacional».