Exterior de la Embajada de España en Caracas
Exterior de la Embajada de España en Caracas - ABC

El agregado militar español en Cuba controlará los asuntos militares de España en Venezuela

Tras cerrar el Gobierno de Sánchez la agregaduría de España en Caracas el próximo 31 de diciembre

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una nueva decisión del Gobierno de Pedro Sánchez, relacionada con Venezuela, ha hecho sonar las alarmas y ha vuelto a plantear interrogantes sobre si la política del presidente hacia ese país ha cambiado. La decisión, tomada por la ministra de Defensa, Margarita Robles, no es otra que el cierre de la agregaduría militar de España en Venezuela el próximo 31 de diciembre, según ha informado el «think tank» venezolano Asociación Civil Control Ciudadano, especializado en temas de defensa. Según un comunicado colgado en las redes sociales, a partir de ese momento «los asuntos militares venezolanos serán gestionados desde la agregaduría en Cuba». Algo que, para muchos, redobla las alarmas.

Aunque la decisión se ha conocido ahora públicamente, fue tomada hace meses, según ha podido saber ABC, y no tendría que ver con el cambio de embajador por un encargado de negocios, como a primera vista podría parecer y que bien podría servir de coartada a este nuevo movimiento del Gobierno de Sánchez. Estaría más vinculada con un problema del presupuesto de Defensa. Se trataría de un recorte de algunos puestos para dar a la ministra de Defensa cierto margen para hacer nombramientos de su confianza.

Este recorte incluye el cierre de más de una docena de agregadurías militares en todo el mundo -además de la de Venezuela afectaría también a las de Nicaragua, Indonesia, Polonia, India o Tailandia, entre otros-; así como la amortización de medio centenar de puestos. En la lista inicial, al parecer, no fue incluida Venezuela -que entró en el último minuto- y sí Emiratos Árabes, que salió de ella por petición expresa de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, que en ningún momento cuestionó la decisión de cerrar la de Venezuela. Ignoraba así el papel estratégico de la agregaduría en ese país, un instrumento de relevante importancia en las relaciones entre ambos países, y más en el momento que atraviesa el país caribeño tras las elecciones del pasado domingo.

Una orden ministerial recogería ya la modificación del mandato del Coronel Alejandro Rubiella, encargado de la agregaduría militar de España en Venezuela, que estaría formada por media docena de personas, cuya fecha de conclusión estaba marcada inicialmente para mediados de 2021. Sin embargo, la decisión de Robles habría acortado su duración hasta el 31 de diciembre.

«Para nadie es un secreto que el estamento militar tiene una gran influencia en la política y en la economía venezolana, la cual es previsible aumente de cara a los escenarios del 2021», afirma la ONG, en referencia a los resultados de las últimas elecciones, consideradas como fraudulentas por gran parte de la comunidad internacional, y que han supuesto que el chavismo recupere el control de la Asamblea Nacional, hasta ahora en manos de la oposición que ganó democráticamente en 2015.

«Para la comunidad internacional no es un secreto la creciente inestabilidad política y social venezolana y la importancia de una buena interlocución con la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, en la eventualidad de un manejo de crisis, planes de contingencia e incluso de evacuación de sus nacionales. Sin embargo, contra todo pronóstico, España prescinde de esta interlocución, de cara al que parece un decisivo 2021, acaso significando un desinterés por Venezuela en materia de política exterior y de defensa, al cerrar su agregaduría militar en Caracas», considera Rocío San Miguel Presidenta de Control Ciudadano.

La lectura de esta decisión se agrava todavía más al conocer que los asuntos militares venezolanos serán gestionados a partir de 2021 desde la agregaduría en Cuba, país al que se ha señalado de manera reiterada como el que maneja los hilos de la represión en Venezuela, y que es quien mantiene en pie al régimen de Maduro.

En la actualidad, el español era el único agregado militar residente de la Unión Europea en Venezuela, por los que nuestro país hacía de interlocutor e intermediario; y también de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

La noticia ha caído como una bomba en la oposición venezolana, según ha podido saber ABC, que vuelve a cuestionar si la política del Gobierno de Sánchez, que reconoce a Juan Guaidó como presidente interino y considera fraudulenta las elecciones legislativas del pasado domingo, como el resto de países europeos, está virando en otra dirección.

Ver los comentarios