El candidato populista Kaïes Said besa la bandera tunecina tras conocer los resultados no oficiales que le asegurarían su pase a la segunda vuelta
El candidato populista Kaïes Said besa la bandera tunecina tras conocer los resultados no oficiales que le asegurarían su pase a la segunda vuelta - Reuters

Encuestas no oficiales dan la victoria electoral en Túnez a un populista

Kaïes Said y el magnate encarcelado Nabil Karou pasarían a la segunda vuelta de las presidenciales

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La baja participación marcó ayer la jornada en que los tunecinos estaban llamados a las urnas para escoger presidente, el segundo elegido democráticamente desde la revolución de 2011 que puso fin a la dictadura de Zine el Abidine Ben Ali. El primero, salido de los comicios celebrados en 2014, fue Beji Caid Essebsi, que falleció por enfermedad el pasado julio a los 92 años de edad. Su muerte obligó a adelantar las elecciones presidenciales, ya que, de no haber sido por su deceso, se habrían celebrado en noviembre.

Aunque en Túnez están prohibidos los sondeos electorales, por lo apuntado en encuestas de consultoras extranjeras habría ganado el jurista Kaïes Said, que representa al populismo y que habría obtenido el 19,5% de los votos. El segundo lugar correspondería, según las mismas encuestas no oficiales, al magnate de los medios de comunicación Nabil Karou, con un 15% de las papeletas. Karou se encuentra encarcelado desde que fue detenido el 23 de agosto por una denuncia de corrupción. Tanto Said como Karou pasarían a la segunda vuelta, ya que el presidente interino del Parlamento y cofundador de la primera fuerza de la actual Cámara, el movimiento islamista conservador «Ennahda», Abdel Fatah Mourou, rondaría el 11%.

Said ha basado su campaña en la caridad y en el discurso contra la oligarquía con la que durante un tiempo convivió. El populista ha realizado todos los desplazamientos de su campaña a pie y en transporte público.

En total se han presentado 26 candidatos, si bien a última hora se retiraron dos, con lo que la liza se redujo a 24. El resultado se conocerá mañana. La alta abstención preocupó durante la jornada, antes de la clausura de los centros de votación a las 18.00, a medida que se iban conociendo los bajos resultados parciales de participación. En las anteriores elecciones, en 2014, la tasa de participación de la primera vuelta alcanzó el 64%, mientras que ayer fue de tan solo el 45%.

Cuando faltaba una hora para el cierre de los colegios, el presidente de la autoridad electoral apareció en televisión para exhortar a los tunecinos, sobre todo a los jóvenes, a acudir a las urnas. «¡Aún tenéis una hora, id a la cita!», animó en una rueda de prensa. En tono vehemente, aseguró que hacía falta «salir de casa y votar», ya que es un derecho obtenido gracias a la revolución de 2011, inicio de la Primavera árabe.

Al margen de la elección, la noticia de la jornada en que se votaba para escoger al sucesor de Essebsi fue precisamente la muerte de su viuda, Chadlia Farhat, a los 83 años.