El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó
El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó - AFP

EE.UU. y Rusia reconocen en Roma la dramática situación humanitaria de Venezuela

El representante de Trump para el país caribeño afirma que «una intervención militar no es el camino elegido»

Corresponsal en RomaActualizado:

Estados Unidos y Rusia mantienen posiciones diametralmente opuestas sobre la crisis de Venezuela, pero ambos países reconocen la dramática situación humanitaria, según se ha puesto de relieve en el encuentro que han mantenido delegaciones de Washington y Moscú en Roma. Se había elegido a Italia como lugar de encuentro por considerarlo un país «neutral», ya que Roma no reconoce el juramento de Nicolás Maduro ni la autoproclamación de Juan Guaidó.

A puerta cerrada en un hotel de la capital italiana se reunieron durante dos horas el representante especial de Estados unidos para Venezuela, Elliot Abrams, y el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov. El enviado de Donald Trump ha calificado de «positiva, seria y sustanciosa» la reunión, porque «ambas partes tienen hoy una mejor comprensión de las posiciones recíprocas». De las palabras de Abrams se deduce que no hubo ningún resultado significativo en el encuentro: «Ha sido útil para nosotros comprender que Rusia ve, como nosotros, muy seria la crisis en Venezuela, a diferencia de Maduro que continúa negando la crisis humanitaria». Adams no quiso hablar de negociaciones propiamente dichas con Moscú: «El futuro de Venezuela está en las manos de los venezolanos. El nuestro ha sido un intercambio de opiniones».

Pesimismo

El juicio de Elliot Abrams sobre Maduro no pudo ser mas contundente y pesimista: «Su régimen es ilegítimo, nacido de elecciones falsas en el 2018, la opresión está aumentando, cada semana son detenidos periodistas, hay centenares de prisioneros políticos, bandas armadas que agreden a civiles». Adamas explicó también un cuadro económico dantesco, con número que hablan por sí solos: «Un tiempo Venezuela era la economía más rica de Sudamérica, hoy la inflación es de 1.000.000%, la producción de petróleo ha caído desde los tres millones de barriles a un millón al día». En opinión de Abrams, esta situación tiene poco que ver con las sanciones americanas: «Es una caída que va en aumento desde hace diez años, no depende de nosotros, sino del fracaso del régimen socialista».

En el horizonte existe la sombra de una intervención militar de Estados unidos, a la que se opone con fuerza Rusia: «Todas las opciones están abiertas», dijo el representante estadounidense. Pero a continuación utilizó palabras tranquilizadoras: «No es ese el camino –la intervención militar- que hemos elegido emprender». El deseo final del representante norteamericano ha sido que Italia cambie su posición de «neutralidad» y se sume a los 54 países que reconocen a Juan Guaidó.

Por su parte, el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, destacó que «la conversación fue difícil, pero franca», y mostró su preocupación con las sanciones impuestas por Washington contra Venezuela.