EFE

EE.UU. reconoce los «avances» de México para reducir la inmigración

El gobierno de López Obrador aumentó en un 33% las deportaciones de indocumentados

Corresponsal en Ciudad de MéxicoActualizado:

Estados Unidos y México revisaron ayer los resultados del acuerdo para reducir el flujo de emigrantes indocumentados rumbo al norte. Casi 45 días después del pacto sellado el 7 de junio, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el secretario de Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, se reunieron en Ciudad de México para concluir si el país latinoamericano ha realizado suficientes esfuerzos en materia migratoria a cambio de que EE.UU. no imponga aranceles sobre todos sus productos.

«El secretario Pompeo reconoció los significativos avances de los operativos mexicanos», indico la Secretaría de Relaciones Exteriores en un breve comunicado al término de la reunión. Como parte del trato de junio, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha enviado más de 20.000 soldados y policías a sus fronteras con EE.UU. y Guatemala para frenar el flujo de centroamericanos indocumentados. Así, las deportaciones en México subieron significativamente hasta alcanzar los 21.912 casos en junio, 4.000 más que en mayo (aumento del 33%).

Ebrard esgrimió datos como este para evidenciar ante Pompeo que México cumple con lo acordado y, por tanto, no es necesario que se convierta en «tercer país seguro», según la nota de la cancillería mexicana. La condición de «tercer país seguro» debería establecerse en un acuerdo bilateral que implicaría que los inmigrantes que pidan asilo en EE.UU. tras haber atravesado México deberían tramitar allí su solicitud de refugiados.

A su vez, Ebrard había adelantado que expondría que EE.UU. debe empezar a jugar un papel activo en el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica, incluido en el acuerdo migratorio. Como parte de este plan, México invertirá 100 millones de dólares, mientras que EE.UU. se ha comprometido a destinar 7.800 millones en un intento de estabilizar social y económicamente Guatemala, Honduras y El Salvador.

Pompeo, por su aprte, dijo en Twitter haber reafirmado los valores democráticos compartidos y lazos culturales. «México es uno de nuestros principales socios para aumentar la prosperidad y seguridad para nuestros países y la región», subrayó.

Por otro lado, el canciller mexicano planteó a Pompeo la creación de un grupo binacional para que EE.UU. entregue el patrimonio incautado al narcotraficante Joaquín «El Chapo» Guzmán, condenado a cadena perpetua en ese país. Para el Ejecutivo de AMLO, el patrimonio estimado en 1.000 millones de dólares del narcotraficante pertenece a México y le debe ser devuelto.