Lenin Moreno, recogiendo un premio en Salamanca el pasado mes de enero
Lenin Moreno, recogiendo un premio en Salamanca el pasado mes de enero - EFE

Ecuador abandona Unasur y es invitado a integrar Prosur, en Chile.

Ecuador se convierte en el séptimo país en menos de un año que suspende su participación en el organismo

Corresponsal en QuitoActualizado:

Si alguien dudaba de que el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, había abandonado, definitivamente, el eje bolivariano del socialismo del siglo XXI y de que el país está en una nueva geopolítica regional, la salida de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), lo confirma.

Otrora aliado incondicional del izquierdismo regional, Moreno ha dado pasos que han significado un quiebre ideológico, al reconocer al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, a quien recibió con honores en Ecuador, dos semanas atrás. Y ahora al abandonar Unasur, que supone el golpe de gracia a una organización que nació como un proyecto progresista regional, pero que se ha extinguido por inanición, al haber perdido a siete de sus más influyentes miembros: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, que salieron en abril de 2018.

Con el abandono de Ecuador Unasur pierde, incluso, su sede; un edificio de 40 millones de dólares donado por el ex presidente Rafael Correa, y que hoy Moreno reclama de vuelta, para que allí funcione la Universidad Indígena.

«Reventó la burbuja inflada por Chávez para anular la OEA», confirma el embajador Mauricio Gándara, exministro de Gobierno y exembajador en Londres, para quien Moreno comprendió el rechazo de Sudamérica “al socialismo sangriento del siglo XXI”.

Con Gándara coincide Richard Salazar, analista de temas internacionales y docente de la Universidad Andina, para quien la salida de Ecuador «es el epitafio de una integración falsa y deshonesta». Alude a la corrupción que ha marcado a los gobiernos de esa tendencia, así como a su afán por perpetuarse en el poder. Se refiere a los Kirchner de Argentina; a Chávez y Maduro de Venezuela y a Correa de Ecuador.

Acuerdos con el FMI

El giro ideológico de Lenín Moreno ha marcado a la región, al tratarse de alguien que llegó al poder proclamando el socialismo de la mano de su exaliado y mentor Rafael Correa; pero que ahora firma cuerdos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que le entregará 4. 200 millones de dólares, y los multilaterales (Banco Mundial, BID, etc,) que darán 6 000 millones más a tasas de interés que no superan el 5%, mientras su predecesor abjuraba de ellos.

En los 18 meses en el poder, Moreno también ha firmado el Acta de Chapultepec para la libertad de expresión que Correa repudiaba, y ha recibido la visita del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence. Como metáfora de la conversión de Moreno está el anuncio de deshacerse de la estatua del ex presidente Néstor Kirchner en la sede de Unasur. Su examigo y aliado. Y haber sido invitado a integrar Prosur, la nueva organización regional que promueve el presidente de Chile, Sebastián Piñera.