Ismail Cem, ya ex ministro turco de Exteriores, coloca a Bulent Ecevit, primer ministro, para la foto de familia en la cumbre comunitaria de Gotenburgo. Epa

Ecevit libra su última batalla para salvar al Gobierno turco

La crisis turca se percibe como un gran interrogante con unos ministros, como el de Asuntos Exteriores, que abandonan el Gobierno, otros, como el de Economía dimiten y luego, en atención a presiones políticas reasumen el cargo. Mientras el primer ministro aplaza sus exámenes médicos.

ABC
Actualizado:

ANKARA. El primer ministro turco, Bulent Ecevit, pidió ayer en un comunicado a los diputados que abandonaron masivamente durante los últimos días su partido Izquierda Democrática (DSP) que regresen a la formación. «El DSP es el garante del laicismo, de la democracia y de la independencia en Turquía», señaló Ecevit en una primera declaración sobre la crisis sin precedentes que sacude a su partido, del que se retiraron 41 diputados desde el lunes, siete de los cuales eran ministros. Consideró que «algunos diputados han caído estos últimos días en la trampa de ciertos medios que quieren destruir su partido».

Análisis médicos

Por otra parte, Ecevit anunció ayer su decisión de postergar, para enfrentarse a la crisis, un control médico detallado al que debía haberse sometido. «He decidido postergar este control por temor a nuevas especulaciones acerca de mi estado de salud», dijo Ecevit y desmintió las especulaciones de Prensa según las cuales habría «cortado los lazos» con el hospital Baskent de Ankara donde fue internado dos veces desde comienzos de mayo pues el director del hospital Baskent es amigo del ex primer ministro Husamettin Ozkan, quien renunció a su cargo de viceprimer ministro el lunes, como también del partido de la Izquierda Democrática (DSP), provocando una avalancha de dimisiones en el Gobierno.

Ecevit, que padece de problemas neurológicos y vertebrales, no ha aparecido en público desde la semana pasada y hasta ayer se había encerrado en un silencio absoluto con respecto a la crisis que sufre el país.

Dimito, no dimito

Mientras tanto, el ministro turco de Economía, Kemal Dervis, artífice del programa de reformas apoyado por el FMI, presentó ayer su dimisión a Ecevit dentro del marco de la crisis, pero posteriormente aceptó retirar la renuncia a su cargo en el Gobierno después de ser sometido a fuertes presiones para que no dimitiese, según indicó la cadena de televisión NTV.

Su dimisión no fue aceptada por el jefe del Gobierno Bulent Ecevit y Dervis acabó cediendo a las presiones, señaló la misma fuente, contradiciendo lo anunciado anteriormente. Dervis, de 53 años, trabajaba como vicepresidente en el Banco Mundial (BM) cuando en febrero de 2001 fue llamado por Ecevit para hacer frente a la peor crisis de la historia de Turquía.