El diputado de Podemos Txema Guijarro García
El diputado de Podemos Txema Guijarro García - EFE

Un diputado de Podemos negoció el asilo de Julian Assange en la Embajada ecuatoriana en Londres

Txema Guijarro, cabeza de lista por Alicante, que entonces trabajaba como asesor político para el gobierno de Rafael Correa, viajó de Quito a Londres en abril de 2012 para preparar unas gestiones que permitieron a Assange evadir a la justicia de Suecia, que le requería por dos denuncias de agresión sexual

WashingtonActualizado:

El cabeza de lista de Podemos por Alicante fue quien gestionó en 2012 los detalles del asilo político que el anterior gobierno de Ecuador otorgó a Julian Assange. Según los documentos sobre el fundador de Wikileaks que ABC ha obtenido de la diplomacia ecuatoriana, el actual diputado Txema Guijarro, que entonces trabajaba como asesor político para el gobierno de Rafael Correa, viajó de Quito a Londres en abril de 2012 para preparar unas gestiones que permitieron a Assange evadir a la justicia de Suecia, que le requería por dos denuncias de agresión sexual.

El coste de reacondicionar la Embajada ecuatoriana en Londres para que pudiera vivir allí el fundador de Wikileaks fue de 370.000 dólares (327.000 euros) solicitados en tres tandas por concepto de «fondos específicos para adecuaciones y contrataciones». Posteriormente, el gobierno de Rafael Correa contrató a una empresa de seguridad española, U.C. Global, para vigilar el exterior y el interior de la Embajada y proteger a Assange en caso de que intentaran arrestarle. El actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno, canceló ese contrato cuyo coste final estimó en más de cuatro millones de euros.

Guijarro, que además ha sido secretario general del grupo parlamentario de Unidos Podemos, trabajó de asesor político para el ministro de Exteriores ecuatoriano Ricardo Patiño entre 2010 y 2014, año este último en que fue ascendido a subsecretario de Ecuador para Estado para África, Asia y Oceanía. Miembro del núcleo duro de Pablo Iglesias, en 2015 regresó a España para presentarse a las elecciones en Podemos.

El 30 de mayo de 2012, Guijarro estaba presente en la embajada cuando se recibió formalmente a Assange, que según los mismos documentos mencionados antes llevaba un grillete de preso a modo de disfraz. Horas antes se había desalojado de la embajada a unos funcionarios que fueron desplazados a otras dependencias, como la residencia de la embajadora, Ana Albán.

El actual candidato de Podemos nunca perdió el contacto con la embajada y con Assange. Puso todas las trabas posibles a las pesquisas de la fiscalía de Suecia e impidió el acceso de los investigadores a las dependencias de Assange, facilitando que la causa fuera sobreseída en 2017.

Pero es más, cuando en 2013 el analista de inteligencia norteamericano Edward Snowden publicó los cables de la Agencia de Seguridad Nacional desde Hong Kong, Guijarro negoció el salvoconducto y el asilo político que también le ofreció Ecuador. Cuando Snowden aterrizó para hacer escala en Moscú, un coche con matrícula diplomática ecuatoriana le esperaba a la puerta.