REUTERS

Dimite el secretario de Defensa de Trump por un caso de violencia doméstica

El adiós de Shanahan se produce después de que se conociera que, dentro de ese proceso, el FBI estaba investigando episodios de malos tratos

Corresponsal en Nueva YorkActualizado:

Una nueva salida de un alto cargo sacude el Gobierno de Donald Trump: la del secretario interino de Defensa, Patrick Shanahan, que había sido elegido por el presidente de EE.UU. para quedarse con el cargo de forma definitiva. La confirmación de su elección, que recae en el Senado, era inminente y el adiós de Shanahan se produce después de que se conociera que, dentro de ese proceso, el FBI estaba investigando episodios de violencia doméstica relacionados con su ex mujer que con probabilidad serían discutidos por los legisladores.

«El secretario interino de Defensa, Patrick Shanahan, que ha hecho un trabajo maravilloso, ha decido no proseguir con el proceso de confirmación para así poder dedicar más tiempo a su familia», anunció ayer Trump en su cuenta de Twitter.

El presidente, sin embargo, no hizo mención a las revelaciones sobre esas investigaciones del FBI sobre Shanahan. Ayer, USA Today desveló un episodio en el que, según Shanahan, su ex mujer le pegó, mientras que ella defendió que él pegó un puñetazo en el estómago. «Nunca le puse la mano encima», aseguró Shanahan en un comunicado posterior, donde detalló que las autoridades presentaron cargos por violencia contra su ex mujer y que después él retiró los cargos.

Pero no fue el único episodio. Tras la separación de ambos, la ex mujer se quedó con la custodia de sus hijos. Uno de ellos, el mayor, tuvo un enfrentamiento con su madre en el que la dejó inconsciente en un charco de sangre después de golpearla con un bate de béisbol.

Shanahan, que vivía en otra parte del país, voló a Florida, donde vivía su ex mujer, alojó a su hijo en un hotel y pasaron varios días hasta que se presentaron ante las autoridades. Después, en un memorándum enviado a los abogados de su ex mujer, justificó que su hijo actuó en «en defensa propia» y que la madre le había acosado durante tres horas antes del incidente.

El hasta ahora secretario interino admitió en una conversación con The Washington Post que esas consideraciones fueron un error, que «hay cosas malas que ocurren en familias buenas» y que aquel episodio es «una tragedia».

La decisión de no participar en el proceso de confirmación se debe a que ventilar en público aquellos incidentes «arruinará la vida de mi hijo». «Estoy encantado de tener la oportunidad de ser secretario de Defensa, pero no a costa de dejar de ser un buen padre», dijo.

Ninguno de estos episodios, que hubieran complicado su confirmación ante los legisladores, salieron a la luz cuando Shanahan fue confirmado en el Congreso como vice secretario de Defensa, en junio de 2017.

Trump anunció que el nuevo secretario interino de Defensa será, Mark Esper, hasta ahora secretario del Ejército. La salida de Shanahan se produce pocos días después de la marcha de la secretaria de Prensa, Sarah Sanders, después de meses de sacudidas de altos cargos dentro de la Administración -principalmente en defensa y seguridad- y con una gran interinidad en su Gobierno: Esper se suma al jefe de Gabinete, al secretario de Seguridad Nacional o al secretario de Interior como responsables de departamento sin un responsable definitivo elegido por el presidente.