Diez arquitectos imaginan el Gran París del siglo XXI
Proyecto de Antoine Roland Castro.

Diez arquitectos imaginan el Gran París del siglo XXI

JUAN PEDRO QUIÑONERO | PARÍS
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Nicolas Sarkozy ha lanzado un histórico proyecto urbanístico: parodiando involuntariamente a Walter Benjamín, el filósofo alemán suicidado en Port Bou, el presidente francés aspira a transformar París en “la capital del siglo XXI”.

Sarkozy ha recibido oficialmente a los arquitectos que han presentado una decena de grandes proyectos de mega metrópolis, destinados a concebir la gran capital del siglo que comienza.

Jean Nouvel propone una ciudad ecológica y aérea, muy high tech. Winy Maas apuesta por una ciudad “reina” en el terreno de la calidad de la vida. Antoine Grumbach sugiere convertir París en una metrópoli marina, a través del Sena, hasta el Havre. Lin Finn Geipel apuesta por una metrópoli–laboratorio ecológico. Djamel Klouche ha concebido una ciudad cubo, con modelos concéntricos creciendo a partir del cubo de la ciudad original. Rogers Stirk Harbour imagina una metrópoli concéntrica, museo del pasado, laboratorio del futuro.

Bernardo Secchi y Paola Vigano proponen una ciudad porosa, esponja, fluvial, marítima y aérea. Christian de Portzamparc sueña con un tejido de ciudades unidas a través de un tren aéreo. Yves Lion ha diseñado un archipiélago de ciudades ecológicas. Roland Castro propone una ciudad de ciudadanos auto constructores.

El proyecto "Gran París del siglo XXI" tiene muchos otros rostros. Una comisión especial ha avanzado sugestiones políticas y urbanas, sugiriendo cambios legislativos y municipales de gran alcance. Los proyectos estrictamente arquitectónicos y urbanísticos serán sometidos a una lenta criba.

Como el resto de sus antecesores -desde Louis XIV, si no desde mucho antes- Sarkozy sueña con dejar una huella visible de su propio puesto en la historia de la capital francesa. El Louvre es el fruto último del trabajo de sucesivos monarcas absolutos. Mitterrand imaginó la pirámide del Louvre y la Gran Arca del barrio de la Defensa. Sarkozy sueña con ligar su nombre a la “reinvención” de una gran metrópoli de nuevo cuño.