El devastador maremoto de Asia se cobra ya más de 23.000 muertos

ABC, Agencias/Colombo
Actualizado:

Más de 23.200 personas murieron en el sur y el sureste de Asia por el sismo registrado el domingo frente a las costas de Indonesia y los maremotos que desencadenó en toda la región, según balances provisorios divulgados este lunes.

- Sri Lanka: casi 11.000, entre ellos 70 turistas extranjeros, según fuentes del ejército y de los rebeldes tamiles.

- India: más de 6.500 muertos en el sur del país, según los últimos datos oficiales.

- Indonesia: por lo menos 4.725 víctimas en el norte de la isla de Sumatra, según fuentes del Ministerio de Salud. El número más importante de víctimas, por lo menos 3.000, se registró en la región de Banda Aceh, extremo norte de Sumatra.

- Tailandia: al menos 900 muertos y más de 1.000 desaparecidos en el sur, la zona turística del país, según el primer ministro que cree que el balance de muertos puede haber llegado ya a 2.000.

- Malasia: Más de 50 muertos, entre ellos varios niños y ancianos, según fuentes oficiales.

- Maldivas: 43 muertos, entre ellos dos británicos, y 63 desaparecidos, según fuentes gubernamentales.

- Birmania: una organización humanitaria en Rangún indicó que por lo menos 56 personas murieron en Birmania y que el balance podría aumentar.

- Bangladesh: un padre y su hijo murieron al volcar un barco de turismo, anunciaron responsables locales.

- Somalia: las autoridades indicaron que encontraron 40 cadáveres de pesqueros y al menos 60 personas siguen desaparecidas.

Las olas llegaron hasta Somalia

Más lejos de las costas de Sumatra donde se localizó el epicentro, en Somalia, a más de 4.500 kilómetros, se han encontrado 40 cadáveres y 60 personas permanecen desaparecidas cuando varias olas de gran tamaño, al parecer producidas por el mismo seísmo, se adentraron hasta tres kilómetros anegando varios poblados.

El Centro de Alerta Geológica de Estados Unidos (US Gelogical Survey) confirmó que el terremoto registrado junto a la isla de Sumatra (Indonesia) alcanzó los 8,9 grados en la escala de Richter, uno de los más fuertes de la Historia, provocando que grandes masas de agua se abatieran a una velocidad asombrosa sobre las costas de buena parte del sureste asiático.

Algunos testigos hablan de amplios muros de más de 10 metros de agua sucediéndose a lo largo de las costa. En Sri Lanka, el cámara Waruna Premachandra estaba viendo la televisión cuando la gente de los alrededores empezó a correr gritando: «¡El mar ha invadido la tierra! ».

La primera ola fue relativamente poco profunda pero, tras ella, Premachandra escuchó un estruendo enorme y vio el agua estrellarse ante él. «Vi como el agua arrastraba casas y árboles arrancados hacia el interior», explicó Waruna en su casa de Paiyagla, unos 50 km al sur de Colombo, la capital cingalesa.

«Estaban buceando»

Escenas como la anterior se repitieron en numerosos lugares como Tailandia, donde los turistas que pasaban sus vacaciones de Navidad no daban crédito a sus ojos: «De repente, una ola enorme se precipitó contra la playa destruyendo todo lo que encontraba a su paso», dijo Simon Clark, un turista que se encontraba en la isla tailandesa de Ngai. «La gente que estaba buceando fué arrastrada de repente a la playa y la que estaba tomando el sol apareció de golpe en el mar», explicó este turista de 29 años.

Raeshell Tang, australiana, y su marido Mark vieron una ola gigante desde su habitación de hotel en Phuket, una isla muy frecuentada de la costa suroeste de Tailandia: «Salimos al balcón y la ola estaba ahí, delante de nosotros. Fue increíble».

En las islas Maldivas, normalmente un paraíso turístico del océano Índico, se encontraba de vacaciones Nicola Barton, de 33 años, que había viajado desde Londres para pasar sus vacaciones: «Fue espantoso. Había sillones varados en las playas, sillas de restaurantes y cristales por todos los lados. Todos nos pusimos chalecos salvavidas por si volvían las olas».

Muchos cuerpos de niños

En una playa de la India los colegiales estaban jugando al criquet cuando una ola gigante les arrastró mar adentro en la costa sureste del país. En Madras (sur de India) los coches flotaban en el agua y, a última hora de ayer, los depósitos de cadáveres se encontraban desbordados por el gran numero de cuerpos, muchos de ellos de niños.