ApEl veterano espía Robert Philip Hanssen

El FBI detiene a un «topo» de Moscú en sus servicios de contraespionaje

En un caso considerado de extrema gravedad para los servicios de inteligencia de EE.UU., el FBI detuvo este domingo en Virginia a uno de sus agentes con más experiencia en el campo del contraespionaje bajo la acusación de ser un estratégico «topo» directamente al servicio de Moscú. El infiltrado, que operaba bajo el nombre clave de «Ramón», fue puesto ayer a disposición de la Justicia federal.

WASHINGTON. Pedro Rodríguez, corresponsal
Actualizado:

El detenido, Robert Philip Hanssen, llevaba trabajando en las filas del FBI 27 años, la mayor parte de los cuales dedicados a cuestiones de contraespionaje. A cambio de su cooperación con los servicios de inteligencia rusos, el agente habría recibido unos 250 millones de pesetas en diamantes, metálico y discretas transferencias a cuentas en Suiza. En la actualidad, Hanssen estaba destinado en el cuartel general del FBI y había trabajado recientemente en el Departamento de Estado en un caso de espionaje electrónico descubierto el año pasado en la sede ministerial en Washington.

Hanssen, padre de seis hijos, ha sido arrestado literalmente con las manos en masa tras depositar un paquete con información privilegiada en un parque del norte de Virginia para ser recogido posteriormente por sus contactos rusos. El FBI tiene ahora por delante la difícil tarea de acotar las filtraciones realizadas por este traidor entre sus filas que habría cooperado con Moscú durante los últimos quince años. Ante la gravedad de esta brecha de seguridad, el director del FBI Louis Freeh ha ordenado una comisión especial de investigación.

DOS AGENTES EJECUTADOS

Entre las acusaciones formuladas ayer contra Hanssen destaca la entrega al KGB de seis mil páginas y una veintena de discos de ordenador con información restringida. Además, el agente habría facilitado a los rusos la identidad de tres agentes dobles entre sus filas, dos de los cuales han sido ejecutados. De ser condenado, el procesado de cincuenta y siete años y a punto de jubilarse se arriesga ahora a recibir la pena de muerte.

Como ya es irónicamente habitual en estos casos, los vecinos del detenido no daban crédito ayer a las graves acusaciones que pesan sobre Hanssen. El estilo de vida de su familia era propio de clase media baja, sin dispendios en vehículos o viviendas caras. Según ha explicado una vecina, «cada domingo todos asistían a misa en una furgoneta». La esposa del detenido trabaja a tiempo parcial como maestra en un colegio católico.

En toda la historia del FBI, este es el tercer caso de un agente acusado de espionaje. En 1997, Earl Pitts, que estaba destinado como especialista en Derecho en la academia para nuevos agentes en Quántico, fue condenado a 27 años de prisión por facilitar secretos a Moscú. Similar acusación por la que el agente Richard W. Miller de Los Ángeles fue condenado en 1984 a veinte años de cárcel.

Otra persona fue ayer detenida en Suecia bajo la acusación de «alto espionaje» y de pasar información «delicada» a Rusia, según informa Carmen Villar Mir desde Estocolmo. El detenido es un empleado del grupo tecnológico ABB.