El médium brasileño Joao Teixeira de Faria, conocido como Joao de Deus, se entregó a la Policía para cumplir con la orden de prisión preventiva
El médium brasileño Joao Teixeira de Faria, conocido como Joao de Deus, se entregó a la Policía para cumplir con la orden de prisión preventiva - Efe

Detenido en Brasil un reconocido médium acusado de violar a 250 mujeres en sesiones espiritistas

La solicitud de prisión preventiva para Joao de Deus será analizada por la justicia brasileña

Sao PauloActualizado:

La Fiscalía del estado brasileño de Goiás solicitó este miércoles la prisión preventiva del médium Joao de Deus a raíz de las más de 200 denuncias de mujeres que presuntamente sufrieron abusos sexuales por parte del líder religioso durante tratamientos espiritistas, informaron fuentes oficiales.

El pedido fue formalizado ante el Juzgado de Abadiania, en el interior de Goiás, después de que el Ministerio Público de ese estado recibiera más de 250 denuncias de supuestas víctimas del médium, confirmaron a EFE fuentes cercanas a la investigación.

La solicitud de prisión preventiva será ahora analizada por la Justicia brasileña.

En Abadiania, a unos 120 kilómetros de distancia de la capital del país, Brasilia, y cuya población es de unos 15.000 habitantes, está ubicada la Casa de Dom Inácio de Loyola, un tipo de «hospital espiritual» que alzó al médium a la fama internacional por sus intervenciones quirúrgicas espiritistas y sin anestesia.

Fue precisamente en ese local que Joao de Deus, de 76 años y cuyo nombre de nacimiento es Joao Teixeira de Faria, apareció este miércoles en público por primera vez, cuatro días después de que surgiesen las primeras acusaciones en su contra.

El médium declaró que es «inocente» y afirmó que desea «cumplir la ley brasileña porque está en manos de la ley».

Las primeras denuncias contra el médium salieron a la luz el pasado sábado, cuando una docena de mujeres relataron a diferentes medios de comunicación pertenecientes al Grupo Globo que fueron abusadas sexualmente por Joao de Deus.

Desde entonces, nuevas supuestas víctimas, entre ellas niñas y adolescentes, se presentaron al Ministerio Público de Goiás, que montó un grupo de trabajo especializado para investigar la inmensa cantidad de denuncias recibidas.

Según la entidad, hasta el mediodía de este miércoles ya habían sido compiladas más de 250 denuncias, de mujeres provenientes de diferentes estados de Brasil.