Marcel Hesse, en una foto distribuida por la Policía de Bochum
Marcel Hesse, en una foto distribuida por la Policía de Bochum - AFP

Detenido el asesino de un niño que colgó las fotos del crimen en internet

Marcel Hesse, de 19 años, se dio a la fuga el lunes tras matar a su vecino de nueve años y subir las fotos a las redes

Corresponsal en BerlínActualizado:

Se llama Marcel Hesse, tiene 19 años y se dio a la fuga el lunes, después de asesinar a su vecino de nueve años y colgar las imágenes en internet. El cadáver del niño, Jaden, apareció en el sótano de su vivienda, un bloque de pisos de un barrio obrero de la localidad de Herne. Apenas había comenzado la investigación cuando la policía comenzó a recibir llamadas de internautas de la red oscura «Darknet», denunciando que el asesinato del niño podía verse con todos los detalles en fotografías difundidas por el propio homicida. Durante tres días la policía ha estado buscándolo sin éxito hasta que, esta noche, él mismo ha entrado en un restaurante de comida rápida de la localidad de Herne y ha dicho al camarero: «Llama a la policía, me están buscando». Junto al restaurante había en esos momentos una casa en la que se había declarado un incendio y los bomberos han confirmado la aparición en esa casa de un cadáver más con el que posiblemente también esté relacionado el detenido.

La red oscura de internet se utiliza desde el total anonimato y sus usuarios lo hacen a menudo con fines delictivos, tráfico de armas o difusión de imágenes prohibidas. A pesar de haber podido ver fotos del asesinato, la policía no podía seguir sus pistas digitales, por lo que la búsqueda se centraba en un rastreo del estado federado de Renania del Norte-Westfalia, según el portavoz policial Ralf Jäger, que ha reconocido que los agentes que han visto las imágenes han quedado «sin palabras» y ha desmentido, como algunos medios informaron en un primer momento, que se tratase de un vídeo.

El detenido no tiene antecedentes penales y, según el perfil y la descripción policial, es peligroso y que podría cometer otros crímenes. Tras cometer el crimen se hizo varios selfies junto al cadáver, con las manos ensangrentadas y aparentemente alardeando de haber matado al niño. También hizo fotografías de las manos del niño al que había asesinado, de varias partes del cuerpo ensangrentado y de sus zapatos en un charco de sangre. Medios locales han informado que la autopsia ha mostrado más de 40 puñaladas en el cuerpo del niño. La policía no confirma ni desmiente este detalle, respetando la protección de datos del menor.

Durante los tres días de búsqueda, los colegios y guarderías de Herne no han permitido que los niños salgan en las pausas al patio, sino que los mantenían en los pasillos o salones interiores. Aunque en las primeras horas la policía recibió más de cien llamadas con pistas sobre su paradero, después parecía haber desaparecido por completo y a pesar de estar siendo buscado con perros, helicópteros y agentes llegados de los estados vecinos, no lograban dar con él. La hipótesis en estos momentos es que entró en una vivienda en la que retuvo por la fuerza a los dos ocupantes de la misma hasta que ha perdido el control de la situación y se ha declarado el incendio. Este último hecho, sumado al cerco policial que impedía su huida del pueblo le habría impulsado a entregarse.

La familia de Jaden ha mostrado su agradecimiento «al enorme compromiso que ha mostrado la población de Herne», que durante tres días ha participado activamente en la búsqueda y que aportó hasta 1.400 indicios que permitieron seguir la trayectoria del presunto asesino desde que abandonó el lugar del crimen hasta que desapareció, posiblemente en el piso que ha terminado en llamas.

Se espera que mañana, a primera hora, el detenido pueda ser sometido al primer interrogatorio de la policía.