Los secuestradores, tras abandonar el avión - Reuters

Los secuestradores del avión libio se rinden a las autoridades de Malta

El primer ministro del país europeo confirma en su cuenta de Twitter, que los responsables ya están bajo custodia de las autoridades

EL CAIROActualizado:

Los secuestradores de un avión que efectuaba una ruta local en Libia retenido y forzado a aterrizar en Malta se han rendido a las fuerzas de seguridad maltesas solicitar asilo político, según ha declarado el ministro de Asuntos Exteriores del Gobierno de Unidad libio y autoridades de la isla. Los 109 pasajeros han sido liberados, así como los seis miembros de la tripulación del aparato, según los últimos detalles ofrecidos por el primer ministro maltés Joseph Muscat. Según un comunicado de la aerolínea Afriqiyah, los pasajeros están a salvo y podrán regresar a Libia en un nuevo vuelo en las próximas horas.

Tras cerca de tres horas de negociaciones con las fuerzas especiales maltesas en el aeropuerto de La Valleta, los piratas aéreos han aceptado rendirse y han sido detenidos, registrados y puestos a disposición policial, ha informado Muscat a través de Twitter. Según relató uno de los secuestradores a la cadena Libya Channel, sus motivaciones habrían sido políticas: solicitar la formación de un partido político de tendencias gadafistas, «Al Fateh Al Gadida».

El primer ministro maltés detalló que en el avión secuestrado y obligado a aterrizar en la isla se encontraban 111 pasajeros, de los que 82 son hombres, 28 mujeres y hay un niño. El primer ministro maltés se ha puesto en contacto con su homólogo libio, Faez al Serraj, según ha confirmado el portavoz del Gobierno de Malta, Kurt Farrugia, en su cuenta de Twitter.

El vuelo 8U209 habría sido desviado de su ruta de la localidad libia de Sebha con destino el aeropuerto de Mitiga en Trípoli, a petición de al menos dos secuestradores a bordo, según relato el propio piloto. La autoridad de Control Aéreo libia ha señalado que el capitán del aparato les informó que los dos secuestradores estarían armados al menos con granadas de mano, y habrían amenazado con hacer estallar el avión. En una comparecencia de prensa una vez finalizada la operacion, el 'premier' maltés señaló que se trataría de réplicas, según los primeros informes forenses.

Tras horas de tensión y el despliegue de «operaciones de seguridad» en el aeropuerto maltés, los primeros rehenes salieron del avión secuestrado, según registraron las televisiones locales. Tras una primera tanda de 25 mujeres y niños, el resto de pasajeros y tripulantes abandonaron rápidamente el aparato. Una hora después, se entregaron los secuestradores, enarbolando una bandera verde, enseña de la Libia de Gadafi.

El avión, un Airbus 320 de la compañía libia Afriqiyah Airways, aterrizó esta mañana a las 11:32 hora local en el aeropuerto de la Valleta en la pequeña isla europea. La autoridad aeroportuaria maltesa MIA confirmó la «interferencia ilegal» en el aeropuerto. Los vuelos salientes o con destino al aeropuerto maltés han sido desviados o cancelados, mientras los primeros equipos de respuesta de emergencia se personan en el aeródromo.

La aerolínea libia, fundada en 2001 y con base en Trípoli, ha sido catalogada este año como la cuarta más peligrosa del mundo en un ránking del diario The Economist, sólo por detrás de aerolíneas como Nepal Air, Batik Air (Indonesia) y Ariana Afghan Airlines. Siguiendo la intención de Gadafi, Afriqiyah pretendía ser la aerolínea para el continente africano con base en Libia. En la actualidad, efectúa principalmente vuelos locales, aunque cuenta con algunos destinos internacionales.

Tropas maltesas vigilan el avión secuestrado
Tropas maltesas vigilan el avión secuestrado - REUTERS

Este secuestro aéreo se produce meses después del secuestro este marzo de un avión de la compañía estatal egipcia EgyptAir, con 55 pasajeros a bordo y 7 tripulantes que efectuaba la ruta local entre Alejandría y El Cairo. El avión fue forzado a aterrizar a petición del secuestrador en el aeropuerto de Larnaca, en Chipre, también isla mediterránea. El pirata aéreo, armado supuestamente con un chaleco de explosivos, solicitó una vez en tierra hablar con su exmujer: tras varias horas de tensión, todos los rehenes fueron liberados y el secuestrador, de nacionalidad egipcia, detenido. El chaleco resultó ser falso.