El camión frigorífico abandonado con los cadáveres en México
El camión frigorífico abandonado con los cadáveres en México - Reuters
México

Destituido el fiscal general de Jalisco por el escándalo del camión abandonado con 273 cadáveres

El forense cesado ha acusado a las autoridades de querer ocultar los cuerpos

Guadalajara (México)Actualizado:

La polémica desatada por el descubrimiento de un camión frigorífico abandonado con cadáveres en México no deja de aumentar. La investigación abierta por las autoridades después de que se hiciera público el escándalo han revelado que la cifra de cuerpos almacenados en el tráiler ascendía a 273, y no a 157 como se dijo en un principio. El fiscal general del estado mexicano de Jalisco, Raúl Sánchez, ha sido destituido por «indolencia» y «falta de sensibilidad», según explicó el gobernador Aristóteles Sandoval en un mensaje a los medios.

Sandoval ha atribuido el incidente a la mala planificación de funcionarios del estado de Jalisco y ha prometido que todos los cuerpos estarían almacenados adecuadamente para el 15 de octubre.

El titular de derechos humanos de la Fiscalía estatal, Dante Haro, elevó a 322 los cadáveres en cámaras de refrigeración, de los cuales 273 fueron movidos y abandonados dos veces en la zona metropolitana de Guadalajara. «La cámara refrigerante que trasladó el trailer no contenía 157 cuerpos sino 273», dijo Haro al revelar detalles de la investigación que fue abierta por las autoridades, después de que se hiciera público el abandono de los cuerpos.

Indicó que con los cuerpos almacenados en una segunda cámara de refrigeración y los están en la morgue, el Instituto Jaliciense de Ciencias Forenses tiene bajo su resguardo los cuerpos de 442 víctimas de delitos. Solo 60 de estos cuerpos han pasado por el registro forense dictado por el protocolo para facilitar su identificación y ninguno de ellos ha sido inhumado, explicó.

En los 384 cuerpos restantes las autoridades forenses no han completado el procedimiento, no obstante que «existe el material suficiente para efectuar las pruebas», indicó.

Explicó que los cuerpos fueron colocados en cámaras de refrigeración alquiladas por petición del exforense Cotero quien en agosto de 2018 solicitó a la Fiscalía reubicarlos porque despedían «fuertes olores fétidos».

De acuerdo con la investigación, los titulares de la fiscalía y el forense destituidos tuvieron responsabilidad en el traslado irregular de los cuerpos. «Tomaron las acciones, acuerdos, gestiones y decisiones relacionados con la autorización, salida, traslado y almacenamiento de la cámara refrigerante en un lugar distinto a las instalaciones del IJCF, de manera verbal y sin seguir los procedimientos administrativos internos», subrayó. Agregó que estos exfuncionarios «omitieron dar un trato respetuoso, digno y de consideración a los cuerpos no identificados» al mantenerlos en «un lugar inadecuado».

El forense acusa a las autoridades

El forense destituido, Luis Octavio Cotero, aseguró ayer ser un chivo espiatorio y acusó ayer a las autoridades del estado mexicano de Jalisco de pretender ocultar los cuerpos a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). «Iba a ir la CNDH y le tuvieron miedo y llegaron y los aventaron» (tiraron los cuerpos), denunció el extitular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF).

El extitular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), Octavio Cotero
El extitular del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses (IJCF), Octavio Cotero- Efe

Cotero, que calificó de «terrible» y «grave» el caso, consideró «lamentable que estén cubriendo su ineficacia de esa manera tan atroz e irrespetuosa». Relató que los cuerpos fueron retirados del forense y almacenados en cámaras refrigerantes que fueron alquiladas por la fiscalía para que no estuvieran amontonados en la morgue.

«Estaban en las instalaciones del edificio, ahí estaban acomodados. Para que no los vieran ahí los sacaron y los aventaron al camión, ahí como se ve, yo no lo hubiera permitido», aseguró el exforense al aludir a las fotografías publicadas por los medios.

Uno de los contenedores con un centenar de cuerpos fue sacado del forense la noche del 4 de septiembre por dos policías estatales, sin aviso previo y sin un documento de por medio, denunció. «Solamente llegaron los policías, eso se me informó porque ya pasó por la noche, y dos patrullas se los llevaron. ¿A quién le ordenaron y quién lo ordenó?», se preguntó el extitular del instituto forense.

Cotero respondió que la orden debió ser del fiscal central o el fiscal general. «No hay ningún documento porque a mí no tenían que darme ninguno, porque ellos son los que disponen».

Este contenedor fue encontrado el 13 de septiembre estacionado en una finca sin permisos municipales de la colonia la Duraznera, en Tlaquepaque, que estaba resguardada por policías estatales. Ante las quejas de los habitantes de la zona, el vehículo con la cámara refrigerada fue movido a una zona abierta detrás de la colonia Paseos Del Valle, en Tlajomulco, donde los vecinos se quejaron de olores fétidos y de que del vehículo emanaban chorros de sangre.

Cotero confirmó que el servicio forense de Jalisco estaba rebasado desde 2014 por el aumento de la violencia, ya que la morgue tiene capacidad para guardar hasta 144 cuerpos.

De acuerdo con estadísticas del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), el estado de Jalisco reportó 2.991 en el estado de Jalisco. Desde 2013 y hasta el 31 de octubre de 2017 la fiscalía estatal ha recibido 14.019 reportes de personas desaparecidas.