La ministra de Sanidad visita a los niños afectados por la bacteria
La ministra de Sanidad visita a los niños afectados por la bacteria - Efe

El deshielo crea un brote de ántrax en Siberia

Las altas temperaturas han derretido cadáveres de renos infectados en la Segunda Guerra Mundial, «resucitando» a la bacteria

MadridActualizado:

Como si de una película de serie B se tratara, el ántrax ha resurgido del hielo y se ha propagado entre la población siberiana. El calentamiento global ha posibilitado, con temperaturas hasta doce grados superiores a la media de estos últimos años, la descongelación de los cadáveres de varios renos infectados en 1941, en plena guerra mundial, y la bacteria ha despertado de su letargo. Más de 80 personas han sido hospitalizadas de forma preventiva y un niño ha fallecido a causa de la enfermedad.

El carbunco, conocido vulgarmente como ántrax, es causado por una bacteria capaz de aguantar bajas temperaturas en forma de espora durante años para volver a la actividad cuando los tiempos son más favorables. De esta forma el Bacillus anthracis ha podido sobrevivir en esta zona del norte de Rusia durante 75 años y volver ahora a la superficie. La enfermedad puede llegar a ser letal si se inhalan o ingieren sustancias infectadas.

El pasado 25 de julio fue implantada una cuarentena por la muerte de más de dos mil renos por lo que es ya una epidemia en esta especie. Más de 25 mil de estos animales han sido ya vacunados por brigadas de veterinarios para intentar frenar la enfermedad, que afecta gravemente al pueblo de los Nénets, pastores seminómadas de la región.

Hasta 86 personas han sido recluidas en un hospital como medida preventiva, incluyendo a 51 menores. Se han detectado ocho casos de ántrax y un niño de tan solo 12 años ha fallecido víctima de esta enfermedad. La ministra rusa de Sanidad, Veronika Skvortsova, se ha desplazado a la zona para visitar a los afectados y cerciorarse de que la crisis sanitaria, que ya ha provocado el estado de emergencia en Siberia, se extienda a otras zonas.