Desesperación en internet

AFPDecenas de personas en busca de ayuda ante el destruido Palacio Presidencial de Puerto Príncipe (arriba), mientras otros vecinos buscaban entre las ruinas de la Catedral (sobre estas líneas)POR C

C. MUÑOZ | MADRID
Actualizado:

Cuando la capital haitiana sucumbía en el seísmo y los teléfonos no funcionaban, internet se convirtió desde el primer momento en la vía de comunicación. Desde mensajes desesperados para reclamar un rescate -con indicaciones precisas del lugar, como un mercado de Puerto Príncipe-, a ofertas de ayuda, testimonios de solidaridad y pequeños obituarios de fallecidos en la enésima catástrofe haitiana. Sin faltar las intromisiones de gente sin escrúpulos que sólo buscaba aumentar el número de visitas a su blog.

Aunque no siempre fallaron los teléfonos móviles. Un canadiense atrapado bajo los escombros logró pedir auxilio al enviar al Ministerio de Exteriores, en Ottawa, un mensaje de texto desde su teléfono. El jefe de la diplomacia canadiense, Lawrence Cannon, aseguró a los periodistas que «sabemos exactamente dónde está el individuo» y que lo estaban buscando.

Igual que en Irán

En un primer momento, los medios de comunicación internacionales acudieron a internet en busca de testimonios directos sobre el alcance del terremoto, después de que éste dejara sin funcionamiento las líneas telefónicas. De nuevo han sido los breves mensajes en Twitter y Facebook las vías utilizadas para transmitir la solidaridad, como ocurrió durante las revueltas iraníes de junio de 2009 tras las polémicas elecciones.

Los medios también recurrieron a internet en busca de las primeras imágenes, muchas de ellas hechas con los teléfonos móviles. Este es el caso de la web gráfica Twitpick, en la que el usuario puede cargar sus fotografías nada más ser realizadas con el móvil. Cubablogfeed, entre otros, ofrecía imágenes del Palacio Presidencial antes y después de convertirse en una ruina. «Tomas crudas y fuertes del terremoto», decía.

Pocas horas después de la sacudida de la tierra, el canal «Citizentube´s Channel» de YouTube ya tenía colgados varios vídeos grabados por aficionados en los que se podía ver a personas caminando desorientadas entre una nube de polvo, en otro ejemplo del nuevo «periodismo ciudadano». Los improvisados corrresponsales transmitían al mundo las novedades en la zona de la catástrofe o imágenes de la devastación.

Entre los mensajes de solidaridad o condolencia, destacaban desde Brasil las numerosas referencias a la muerte de la pediatra Zilda Arns, fundadora de la Pastoral da Criança, «una mujer única, generosa, uno de los mayores ejemplos para todos los brasileños».