Denuncian la explotación y muerte de discapacitados mentales en minas chinas

REUTERS / EP | PEKÍN
Actualizado:

El diario 'Chutian Metropolis Daily' ha denunciado que los traficantes de personas están captando a discapacitados mentales para obligarlos a trabajar en las minas de la provincia de Sichuán, en el suroeste de China, y, pasándose como "parientes", exigir indemnizaciones a los propietarios de las minas cuando alguno de ellos muere sospechosamente en un accidente.

Al menos 20 personas en los últimos dos años han muerto en sospechosos accidentes de minas. Los "parientes" de estos muertos han intentado chantajear a los propietarios de minas de carbón a cambio del pago de indemnizaciones.

Los propietarios de las minas dan rápidamente dinero por el silencio de los familiares y evitar así la publicidad de sus posibles descuidos en seguridad, según publicó el diario de la ciudad de Wuhan.

Traficantes de Leibo

Los traficantes, todos ellos de la ciudad de Leibo, en el sur de la provincia de Sichuán, engañan a los discapacitados mentales de los remotos pueblos montañosos con comida, les contratan para trabajos en la construcción o la mina y consiguen así capitalizar esta práctica, asegura la información.

Un responsable de propaganda del gobierno de Leibo, apellidado Xue, no ha negado la información pero asegura que no tenía ninguna información más del caso, ha declarado. Más de 40 personas de las regiones montañosas han sido rescatadas por la Policía en junio del pasado año, según el diario chino.

La información se hace eco de uno de los mayores escándalos del 2007, cuando los medios de comunicación chino encontraron al menos a 1.000 personas obligadas a trabajar como esclavos en hornos para ladrillos en la provincia de Shanxi, a raíz de la búsqueda desesperada de un padre que quería encontrar a su hijo adolescente desaparecido. Muchos de estos esclavos eran discapacitados mentales, muchos de los cuales no sabían donde estaban y de dónde venían, según recogieron los medios de comunicación cuando lo descubrieron.

La industria minera china es una de las más peligrosas del mundo, con unas 3.000 personas muertas en el último año por accidentes, inundaciones, derrumbes y explosiones en las minas.