Cientos de personas a bordo de motocicletas, vehículos y camionetas salen de Managua (Nicaragua) hoy, domingo 15 de julio de 2018, rumbo a Masaya, una ciudad que ha sido el símbolo de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, y que se encuentra asediada por policías y parapolicías. EFE/Rodrigo Sura
Cientos de personas a bordo de motocicletas, vehículos y camionetas salen de Managua (Nicaragua) hoy, domingo 15 de julio de 2018, rumbo a Masaya, una ciudad que ha sido el símbolo de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega, y que se encuentra asediada por policías y parapolicías. EFE/Rodrigo Sura - EFE

Denuncian el uso de armas de guerra en Nicaragua para reprimir las protestas contra Ortega

La Iglesia exige a Ortega la vuelta al diálogo tras la violenta Operación Limpieza

Actualizado:

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) exigió al presidente Daniel Ortega que retome el Diálogo Nacional para solucionar la grave crisis que atraviesa el país tras la ejecución de la Operación Limpieza el fin de semana. «Es necesario entrar en diálogo para evitar muertes», insistió el cardenal Leopoldo Brenes, presidente de la CEN, después de que fallecieran quince personas durante el desarrollo de la misión que llevó a cabo el Gobierno centroamericano para eliminar las barricadas y bloqueos que habían instalado los ciudadanos por las calles del país para protegerse de las turbas orteguistas. Sin embargo, un total de once civiles, entre ellos dos menores, y cuatro policías han fallecido en la ciudad de Masaya como consecuencia de los diversos enfrentamientos durante el desarrollo de la operación, de acuerdo con la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos.

«Que se cambie de método, no es la violencia la forma más adecuada», urgió Brenes. Asimismo, la CEN pidió a «policías, paramilitares y demás empleados públicos» a reflexionar sobre la grave crisis que sufre el país con cerca de 370 fallecidos en casi tres meses. Especialmente, los obispos expresaron su preocupación ante el recrudecimiento de la represión que ejercen los grupos «paramilitares progurbenamentales» contra las personas que se manifiestan de manera pacífica. «Nos hemos visto en la urgencia de asistir a los lugares de conflictos para defender la vida de los indefensos, llevar el consuelo a las víctimas y mediar a fin de lograr una salida pacífica a la situación», de acuerdo con un comunicado de la CEN.

La recurrente utilización de las llamadas «fuerzas combinadas», conformada por policías y grupos paramilitares fieles a la causa sandinista encabezada por el presidente Ortega, ha elevado en las últimas semanas la violencia que sufre la oposición nicaragüense -estudiantes, empresarios y organizaciones civiles- desde el 18 de abril, fecha en la que comenzaron las protestas contra el Gobierno después de haber intentado implementar un severo recorte a las pensiones de los jubilados.

Ante la continúa represión que el Ejecutivo ha ejercido para acallar las manifestaciones, miles de nicaragüenses han salido a las calles para exigir el adelanto de elecciones para sacar a Ortega del poder. Pero obstinado en su empeño por cesar toda resistencia a su régimen, el sandinista está recurriendo a estos grupos que emplean armamento de alto calibre -rifles automáticos y fusiles francotiradores- para realizar redadas y ataques contra todo elemento contrario al Gobierno.

Así, el diario «La Prensa» volvió a mostrar imágenes de paramilitares portando estas armas de guerra, que según el periódico han sido utilizadas contra estudiantes que protestaban desde las instalaciones de la Universidad Nacional Autónoma de Managua. Las imágenes, en ese sentido, contradicen una vez más las declaraciones realizadas la semana pasada por el Ejército del país en el que la institución rechaza estar involucrada en alguna manera en las actividades de mantenimiento del orden público. De acuerdo con expertos de Seguridad consultados por «La Prensa», el Ejército de Nicaragua es el único que tiene este tipo de armas -fusiles AK-47 o M16- en su inventario. Se trata de uso exclusivamente militar a las que la policía del país no tiene acceso.

Mientras tanto, la Organización de Estados Americanos anunció que celebrará hoy martes una nueva sesión para abordar la crisis en Nicaragua. Se trata de la tercera reunión desde que la semana pasada la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -organismo que pertenece a la OEA- publicó un informe en que hacía hincapié en el recrudecimiento de la violencia por parte del Gobierno de Ortega. A su vez, la Unión Europea calificó de «deplorables» los violentos ataques que han ocurrido durante el fin de semana en el país centroamericano.