ApRomano Prodi

La UE dejó a los servicios de espionaje de EE.UU. revisar sus sistemas de criptado

Las relaciones entre la UE y EE.UU. siempre han estado regidas por la «mutua confianza». Tan ciega era ésta que la Comisión Europea dejó que los servicios de espionaje norteamericanos revisaran la eficacia de los sistemas de criptado de sus comunicaciones confidenciales. Y se quedó tan tranquila cuando los espías le dijeron que todo andaba correctamente.

BRUSELAS. Alberto Sotillo, corresponsal
Actualizado:

El responsable de los servicios de criptado de la Comisión («Cypher Squad»), el británico Desmond Perkins, dejó caer el dato con toda naturalidad durante una comparecencia de la comisión especial del Parlamento Europeo encargada de estudiar las actividades de la red Echelon, sistema creado por Estados Unidos y Gran Bretaña para interceptar metódicamente todas las comunicaciones de telefonía, fax e internet; entre otras, todas las informaciones económicas de interés para sus empresas.

«He estado en este negocio desde que tenía 15 años y ahora tengo 65. Siempre he tenido muy buenos contactos con la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en Washington; ellos habitualmente revisan nuestros sistemas para saber si están en buen estado. Y después de dos semanas no fueron capaces de traspasarlos», afirmó Perkins con todo candor, según recogen las actas de la reunión.

«LOS AMERICANOS LO LEEN TODO»

Ni la más leve sospecha. El responsable de la confidencialidad de las comunicaciones de la Comisión se quedó tan fresco con las garantías recibidas de sus buenos amigos de la NSA, una Agencia de los servicios de información norteamericanos creada especialmente para la intercepción de datos. Así que, cuando los eurodiputados quisieron saber por qué y hasta dónde llegó la inspección de la NSA, Perkins se explayó: «Porque tengo familiares trabajando allí —explicó—, tan simple como se lo cuento. Tienen que recordar, como ya saben, que los americanos lo leen todo, no importa de qué se trate, lo leen todo con sus satélites... la NSA es una gran organización que tiene a miles de personas escuchando y leyendo todo el tiempo».

UNA REVISIÓN HACE DIEZ AÑOS

El eurodiputado Gerhard Schmmid se dirigió entonces al superior jerárquico de Perkins, el comisario de Exteriores, Chris Patten, para pedir una explicación. Y desde el gabinete de Patten le remitieron las justificaciones de Perkins en forma de nota interna, a saber: cuando dijo que la NSA revisaba «habitualmente» el sistema de criptado, en realidad lo que quiso decir fue que sólo lo hizo una vez hace diez años: «Sabía que las agencias norteamericanas interceptarían en cualquier caso nuestras comunicaciones cifradas; así que me hizo ilusión saber si serían capaces de traspasarlas». El hombre confiesa que en la NSA tiene no sólo «buenos amigos», sino también un pariente que trabajó en la Agencia. Y reitera su fe en que los agentes norteamericanos no hayan podido traspasar el sistema de criptado europeo por más veces que lo hayan probado.

Un exhaustivo informe realizado por el experto Duncan Campbell sobre las actividades de la red Echelon afirma que las actividades de la NSA en Europa tienen muy poco de inocentes, ya que, entre otros entretenimientos, se habría dedicado a la creación de una «Oficina de Apoyo Ejecutivo», encargada de entregar al Departamento de Comercio información de interés para las firmas norteamericanas.

LA OTAN COMPARTE EL SISTEMA

Y para terminar de embarullar las cosas, el portavoz de la Comisión Europea señaló que la Unión Europea y la OTAN comparten un mismo sistema de criptado, aunque después utilicen códigos distintos: «No fuimos los únicos que utilizamos este sistema... los Estados miembros de la Unión Europea y de la OTAN así como la Comisión consideraron que éste era un sistema fiable». Ahora bien, la diferencia entre la Unión Europea y la OTAN es que en esta última hay un aliado especial, que no es otro que Estados Unidos y que ejerce una influencia mucho mayor que cualquier otro miembro de la organización.