El Dalai Lama denuncia el «genocidio cultural chino»
El Dalai Lama, en una rueda de prensa en Tokio - efe

El Dalai Lama denuncia el «genocidio cultural chino»

En lo que va de año, once tibetanos se han quemado a lo bonzo en la provincia de Sichuan

tokio Actualizado:

El líder espiritual tibetano, el Dalai Lama, ha afirmado este lunes que el "genocidio cultural" que están cometiendo las autoridades chinas contra los tibetanos es lo que ha llevado a varios monjes a quemarse a lo bonzo en el suroeste de China. Al menos once tibetanos se han prendido fuego este año en una zona de la provincia de Sichuan donde gran parte de la población es de origen tibetano. "Todos, también muchos chinos que visitan el Tíbet, tienen la impresión de que la situación es terrible (...). Se está cometiendo una especie de genocidio cultural", ha declarado en una rueda de prensa en Tokio. El Dalai Lama ha señalado que las autoridades chinas están aplicando una política de mano dura en la región del Tíbet desde hace diez o quince años. "Por eso ocurren este tipo de incidentes tan tristes, por la situación de desesperación", ha indicado. Una monja tibetana murió al quemarse a lo bonzo la semana pasada, y el viernes pasado un activista tibetano sufrió quemaduras en las piernas al prenderse fuego junto a la Embajada china en India. Desde que comenzó este año, al menos once tibetanos se han quemado a sí mismos como forma de protesta en la provincia de Sichuan.

Pekín dice que hay libertad

El Gobierno chino ha dicho que el Dalai Lama, que huyó del Tíbet en 1959 y se fue a India después de un levantamiento fallido contra la soberanía china, debería asumir la responsabilidad por esos incidentes y ha asegurado que los tibetanos tienen libertad para practicar el budismo. China gobierna el Tíbet con mano de hierro desde que las tropas comunistas entraron allí en 1950. Pekín acusa al Dalai Lama de apoyar un separatismo violento, pero él lo niega. "Estamos totalmente comprometidos con el principio de la no violencia", ha subrayado este lunes, reiterando que lo que desea es que el Tíbet sea verdaderamente autónomo pero que siga formando parte de China. El pasado mes de octubre, el Dalai Lama lideró a cientos de monjes, monjas y seglares tibetanos en una sesión de oración en India para recordar a las personas que han fallecido al quemarse a lo bonzo.