Vídeo: Nuevas imágenes del atentado en Sri Lanka que ha matado a casi 300 personas

La Policía de Sri Lanka sigue buscando a terroristas con explosivos

El Gobierno investiga la reivindicación del Estado Islámico y una posible venganza por la matanza en las mezquitas de Nueva Zelanda, pero no aclara por qué ignoró las alertas terroristas

ENVIADO ESPECIAL A COLOMBOActualizado:

Dos días después de los atentados contra iglesias y hoteles que se han cobrado ya 321 vidas, Sri Lanka sigue en estado de máxima alerta ante la posibilidad de que haya más ataques o venganzas de los familiares de las víctimas. «Seguimos buscando a los terroristas que han huido con explosivos», reconoció este martes el primer ministro, Ranil Wickremesinghe, en una comparecencia ante los medios retransmitida en directo por la agencia Reuters.

Además, anunció que se está investigando la reivindicación de los atentados que, horas antes, ha hecho el autoproclamado Estado Islámico (Daesh). «Los ejecutores del ataque que tuvo como objetivo a los ciudadanos de los países de la coalición y cristianos anteayer son combatientes del Estado Islámico», aseguró el grupo terrorista en un comunicado difundido por su agencia de propaganda, Amaq.

«Creemos que puede haber conexiones con el ISIS», apuntó el primer ministro, quien también señaló que se está investigando a algunos presuntos yihadistas ceilaneses que habrían vuelto a Sri Lanka después de haber luchado para el «califato» en Siria o Irak. Aunque los terroristas suicidas y todos los detenidos hasta el momento son nacionales, pertenecientes a la Organización Nacional del Monoteísmo ( National Thowheeth Jama´ath), las autoridades no descartan la complicidad de grupos extranjeros. Según explicó este martes al Parlamento el viceministro de Defensa, Ruwan Wijewardene, la investigación apunta a otro movimiento islamista radical poco conocido de la India que fue creado el año pasado y responde a las siglas JMI, informa France Presse.

Además, reveló que las primeras pesquisas hacen sospechar que el ataque contra las iglesias y mezquitas fue una represalia por el tiroteo el mes pasado de las mezquitas de Nueva Zelanda, en el que un supremacista blanco australiano mató a 50 musulmanes e hirió a otro medio centenar.

Pero ni el primer ministro ni el titular de Defensa aclararon la cuestión más importante de todas: ¿por qué el Gobierno no respondió a las alertas terroristas que, desde principios de mes, venía recibiendo de los servicios de Inteligencia de la India? A tenor de Reuters, que cita tres fuentes con conocimiento directo, la Policía de Sri Lanka fue avisada varias horas antes del ataque de que el riesgo era inminente, pero no se hizo nada por impedirlo.

.