Miembros del grupo yihadista Daesh
Miembros del grupo yihadista Daesh - ABC

Daesh cuenta con miles de combatientes en Irak y Siria

Un informe de la ONU asegura que podría tener entre 20.000 y 30.000 yihadistas

Actualizado:

Hace ocho meses que el grupo yihadista Daesh perdió el califato que autoproclamó en el verano de 2014, pero la guerra en Siria e Irak no ha terminado. Un reciente informe de Naciones Unidas asegura que «entre 20.000 y 30.000 combatientes» permanecen en estos dos países y entre ellos «sigue habiendo un componente significativo de miles de terroristas extranjeros activos». Este estudio del organismo internacional alerta de que Daesh «todavía es capaz de lanzar ataques dentro del territorio sirio. No controla completamente ningún territorio en Irak, pero permanece activo a través de células durmientes» y destaca que miles de combatientes han logrado viajar hasta Afganistán. La semana pasada una operación suicida reivindicada por los seguidores del califa costó la vida a 34 estudiantes en el ataque a una academia en Kabul.

El Pentágono va un paso más allá que la ONU y, pese a que el presidente Donald Trump insiste en que Estados Unidos «ha librado a la región» de Estado Islámico (EI), alerta de que el grupo «está bien posicionado» para reconstruir su califato. En Siria los yihadistas lanzaron durante el fin de semana una ofensiva doble en Deir Ezzor, cerca de la frontera con Irak. Atacaron el pozo petrolífero de Omar, uno de los más grandes de Siria.

En esta etapa postcalifato una de las mayores incógnitas es el paradero del califa Abu Baker Al Bagdadi, el líder del grupo al que no se le ha visto en público desde que en verano de 2014 apareciera en un vídeo en la mezquita Al Nuri de Mosul. «The Wall Street Journal» pudo entrevistar a Ismail Al Eithawi, uno de los presos de mayor importancia dentro del organigrama del EI que hay en las cárceles de Irak, quien relató el encuentro que tuvo con el califa hace 15 meses. Al Eithawi aseguró que «estaba cerca de los círculos de decisión, pero no formaba parte de ellos» y recordó su último encuentro con el líder, cuando el califato hacía aguas y había un debate interno sobre si había que dejar salir a las familias de los combatientes o no.

El detenido, doctor en Sharia (ley islámica), acudió a la reunión para discutir un borrador sobre el currículum escolar que debían impartir en las zonas bajo control del Daesh y vio a un califa «extremadamente delgado y con la barba canosa». A esa cumbre asistieron también Turki Binali, predicador de Bahrein y uno de los grandes ideólogos del grupo, que murió poco después en un ataque aéreo de la coalición. Al finalizar el encuentro, Al Bagdadi fue el primero en abandonar el recinto para volver a la total clandestinidad en la que vive desde 2014.