Pedro Sánchez y Miguel Díaz-Canel, en una imagen del Noticiero de la Televisión Cubana
Pedro Sánchez y Miguel Díaz-Canel, en una imagen del Noticiero de la Televisión Cubana - ABC

Cuba relega la visita de Sánchez a segundo plano: en TV después del tiempo y página interior en «Granma»

Un viceministro fue el encargado de acudir al aeropuerto a recibir al presidente del Gobierno español

Actualizado:

Pese a que Pedro Sánchez ha calificado de «histórico» su recién concluido viaje a Cuba, el régimen de la isla lo ha relegado estos días a un segundo plano, sin un gran despliegue institucional y con un discreto espacio en los medios de comunicación oficiales.

A su llegada a La Habana, el presidente del Gobierno español y el resto de la delegación española fueron recibidos en el aeropuerto José Martí por el viceministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra.

Hay que precisar que se trataba de un viaje oficial y no de una visita de Estado, algo que únicamente puede realizar un jefe de Estado, en el caso de España el Rey. En este sentido, cuando Barack Obama visitó la isla en 2016 como presidente de EE.UU., y por tanto jefe de Estado de su país, fue recibido por el canciller (ministro de Exteriores), Bruno Rodríguez.

Cuando se ha tratado de viajes oficiales equiparables al de Sánchez, la recepción que el régimen ha brindado a primeros ministros de otros países ha variado en función de la importancia que les otorgaba. Así, cuando Matteo Renzi viajó a la isla como jefe de Gobierno italiano en 2015, fue también el viceministro Sierra quien le dio la bienvenida al pie de la escalerilla del avión. En cambio, en las visitas oficiales a Cuba en 2016 del primer ministro de China, Li Keqiang, y del jefe de Gobierno canadiense, Justin Trudeau, quien los recibió fue el entonces primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, hoy presidente de Cuba.

Por otra parte, el viaje de Sánchez no ha sido la principal noticia estos días en la Televisión Cubana. El portal cubano 14ymedio apunta: «Si bien la noticia de la llegada del mandatario estuvo entre los titulares destacados del noticiero de la noche, en el primer resumen informativo del viernes, la presencia de Sánchez debió esperar a que se emitieran noticias sobre la reforma constitucional, el regreso de los médicos cubanos de Brasil y el parte meteorológico». De acuerdo con este medio independiente, «en la estudiada "gramática" comunicativa oficial, todo parece diseñado para restar importancia a la visita».

Tampoco para «Granma», el periódico oficial del Partido Comunista de Cuba (PCC), el paso del presidente del Gobierno español por el país ha sido el asunto prioritario. En su página web, el viaje se anunció con una breve nota y tanto el viernes como el sábado, el despliegue ante el segundo aniversario de la muerte de Fidel Castro este 25 de noviembre y la llegada a la isla de los médicos cubanos retornados de Brasil han eclipsado la presencia de Pedro Sánchez.

Página 2 de la edición de este sábado del periódico «Granma»
Página 2 de la edición de este sábado del periódico «Granma» - ABC

Este sábado, la visita no aparecía en la portada de la edición impresa del periódico, acaparada por el asunto de los facultativos repatriados tras las críticas del presidente electo brasileño, Jair Bolsonaro, al programa por el cual ejercían en el país sudamericano. En la foto de la primera plana aparece Raúl Castro, que como primer secretario del Comité Central del PCC sigue marcando el paso de la política del régimen, recibe al pie de la escalerilla del avión a dos centenares de galenos, bajo el titular: «El abrazo de Raúl a los hérores que vuelven».

Para encontrar la información del viaje de Sánchez hay que acudir a la segunda página, donde hay dos noticias dedicadas a ese asunto, una titulada «Expresión de históricos y crecientes lazos» y otra «Cuba y España apuestan por comercio bilateral más dinámico». No se ve ninguna foto del presidente del Gobierno español, tan solo una imagen de la silla del general Antonio Maceo, uno de los héroes cubanos en la lucha por la indepedencia de España, que Sánchez entregó en La Habana al historiador Eusebio Leal.